Poesía

HACER NO-HACIENDO

Hay un “hacer” que no hace nada y que no haciendo nada lo hace todo.

¿Por qué? Porque no interviene en la Vida. Porque no pretende conseguir logros, éxitos, abundancias, consciencias, evoluciones, vibraciones, dimensiones, perfecciones, iluminaciones. Y al no pretender llenarse de lo que no tiene en este momento, se Completa a sí mismo.

Hay un “hacer” Silencioso, con aroma de quietud, que se sienta sobre el flujo de la Vida para que sea ésta quien lo dirija.

Hay un “hacer” Contemplativo que no juzga ni se queja ni critica. Que no lucha con lo que está Siendo. Que inspira y espira los latidos de la Vida.

Hay un “hacer” que se dedica a SER no-siendo lo que su mente cree que Es o tiene que Ser.

Hay un “hacer” Vacío de expectativas, de pasados, de futuros, de definiciones, de etiquetas y de heridas que no necesita alcanzar ningún destino más que en el que ya Es y Está la Vida.

Lo llaman Zazen. Un hacer no-haciendo. Muy Presente. Muy Humilde. Que no se arregla. Que no se cambia. Que respira PAZ. Y que simple y sencillamente ES.