Reflexiones

TODO TIEMPO ES AQUÍ. TODO TIEMPO ES AHORA

Si creemos SER una persona o un alma individual, nos creeremos ser todo lo que esa persona y esa alma individual conlleva. Desde ideologías, filosofías, razas, profesiones, religiones, sexos, personalidades… hasta vibraciones, evoluciones, dimensiones, karmas y reencarnaciones.

MÁS ALLÁ de esa Separación que la persona o alma individual puede percibir, está “lo que no se ve”. Lo que no se piensa. Lo que no se siente. Lo que no se puede tocar. Lo que no se puede escuchar. Lo que no se puede conocer. Lo que no se puede saber.

Yo lo llamo EXISTENCIA. O Vida. Que no está fragmentada en infinitas personas, cosas o almas.

Algunos CREEN (porque se han creído ciertos pensamientos que han tenido o han tenido otros) que debemos pasar por un proceso de evolución, de transformación, de despertar… para que esa Unidad deje de estar separada.

Pero resulta que la separación sólo está en sus mentes y no en la Realidad. En lo que se han creído y no en LO QUE ES.

Así que es indiferente a dónde quieran llegar, a dónde quieran “Ser”, pues la UNIDAD ya ES. Pues todo tiempo es Aquí. Pues todo tiempo es Ahora.

No somos cuerpo. No somos mente. No somos alma. Somos EXISTENCIA. Somos Vida. Somos este momento que está latiendo.

Nuestra mente ve imágenes, no ve la Realidad. Y nos creemos esas imágenes. Nos creemos esos pensamientos que surgen espontáneamente en este momento.

Pero lo REAL no son ni las imágenes ni las emociones ni los pensamientos, sino “el momento”. LO que siempre ES. LO que permanece intacto. LO perfecto.

Y LO REAL no lo podemos alcanzar pues ES Lo Que Somos.

Es como si nos estuviésemos creyendo ser nubes. Y estuviésemos intentando ser el Cielo que ya somos pretendiendo ser la mejor versión de la nube que nos creemos ser. Sin darnos cuenta, sin COMPRENDER que somos el Cielo y no las nubes (pensamientos, personas, creencias, emociones, almas etc).

Por eso las nubes nunca alcanzan la zanahoria de la Iluminación. Por eso nunca se sienten “como en casa”. No porque las técnicas, los métodos, las meditaciones, las enseñanzas… no funcionen sino simplemente porque se están creyendo ser lo que no son. Y partiendo de esa creencia-error, nada de lo que practiquen puede funcionar.

Se están intentando perfeccionar, transformar, evolucionar, sanar, conocer unas nubes que no son Reales. Que son una Ilusión. Lo cuál es absurdo.

¿Qué sentido tiene mejorar una mentira? Por mucho que se mejore a sí misma, por mucho que se purifique, por mucho que se ilumine…, seguirá siendo una mentira.

No es cuestión de cómo vivir. De cómo pensar. De cómo sentir. De cómo ser. Si de esta forma es mejor o peor. Si así es más consciente o menos consciente. Si asá es con luz y no asá con oscuridad.

El cómo, el por qué, el para qué… son Ilusiones también. Juicios. Razones. Controles. Ignorancia de no darte cuenta de “qué” eres en realidad.

Es muy sencillo: EXISTENCIA. “Eso” es lo que Somos. Y no tenemos que hacer ni dejar de hacer nada para Serlo, pues el más y el menos tan sólo forman parte del mundo ilusorio de los pensamientos.

Todo tiempo es Aquí. Todo tiempo es Ahora.

Poco más… que decir.