Poesía

NO ME INTERESA CONOCER LA VIDA

NO ME INTERESA CONOCER LA VIDA.

No me interesan los pensamientos que tengo.
Ni de mí.
Ni de ti.
Ni del Universo entero.

No me interesan los juicios con los que coloreo una Realidad que es Neutra.

No me interesa si mi cara es bonita o fea.
Si mi “piel” es dura o es tersa.
Si mis palabras se las lleva el viento o se las queda el silencio.

No me interesa conocer a un “quién” que no soy,
pues no es Lo Que Soy.
De la misma manera, no me interesa sanar una supuesta herida de un “quién” que no soy,
pues significa, entonces, que tampoco estoy ni puedo SER herida.

No me interesa cambiar lo que continuamente ES cambio.
No me interesa perfeccionar lo que YA es Perfección.
No me interesa Regresar a un Hogar que nunca fue abandonado.
No me interesa UNIR(me) a lo que jamás se separó.

No, no me interesa.

No me interesa conocer la Vida,
tan sólo SERla.
Pues tan sólo aquel que no sabe “quién/qué” ES,
está en la búsqueda de su Saber.

Poesía

TE LO DIGO A MÍ

A Mí,
que te crees sabedora de la Vida,
como si no existieran más latidos por descubrir.
A Mí,
que te crees mejor que la Existencia,
como si fueses tú la que la hubiese parido a Ella.

Te digo…,
con un “me” por delante
y otro “me” por detrás,
que Descanses… de ti.
Que tu cuerpo está agotado de tanto huir.
Que tu Soledad anhela tu compañía.
Que tu Vacío echa de menos tu Presencia.
Que tu máscara está desHecha… de tanto mentir.

A Mí,
que construyes muros entre “tú” y “yo”,
como si una simple costilla te pudiera decir “Quién Soy”.
A Mí,
que juzgas lo que está bien y lo que está mal,
como si en tus manos se hallara un poder redentor.

Te digo…,
con un “me” por delante
y otro “me” por detrás,
que te acunes en tu regazo.
Que tu Corazón ya no sabe cómo reclamar tu propio… Amor.
Que tu piel tiembla de lo fría que eres con Ella.
Que tu Mirada se ciega porque no le prestas Atención… a su Luz.
Que tus labios se secan de tanto silenciar tu Voz.

A Mí,
que te buscas y no te encuentras,
como si te hubieses perdido entre las tinieblas.
A Mí,
que no te reconoces cuando miras al Cielo,
como si tú no perteNacieras en el firmamento.

Sí, cariño.
Te lo digo a Mí.
Que eres quien me respira.
Que eres quien me habita.
Aunque te creas Separada…de ti.

Fdo:
La Vida.

Poesía

ESTÁ PERMITIDO DERRUMBARSE

Y que la tormenta te moje… por Dentro.

Está permitido aplaudir, pintar, escribir, leer, reír, cantar, bailar.
Y,
también,
gritar.
Y,
también,
llorar.

Está permitido no ser “la mejor versión”
que crees que tienes que ser
para Ser Perfección.

Está permitido que la tristeza abrace a tu Corazón.
Que la ignorancia sea tu enciclopedia.
Que el miedo haga temblar tu fortaleza.
Que la incertidumbre se adueñe de tus respuestas.

Está permitido,
Ahora y siempre,
pues siempre es Ahora…,
que la Vulnerabilidad
que caracteriza al Ser humano
salga a la Luz.
E ilumine esos rincones
que nuestras creencias han oscurecido.
Y los haga brillar por lo que verdaderamente SON.

Está permitido que las Sombras dejen de ser “sombras”
y pasen a ser las caricias
que nuestros latidos necesitan.
Y así,
juntos,
dejemos de estar separados
y seamos la UNIDAD
que somos en Realidad.

Está permitido derrumbarse.
Está permitido únicamente SER.
Sin menos.
Sin más.
Sin desdén.
Sin Edén.

Poesía

SOMOS INOCENTES

Buscamos comprender la Vida mediante nuestra mente personal y diminuta.
Buscamos encontrar los “para qués” de la existencia de aquellas experiencias que no nos gustan a través de esa mente personal y diminuta.

A veces, nos culpamos a nosotros mismos creyendo que nosotros mismos las hemos creado.
Otras veces, culpamos a los demás creyendo que son ellos los que las han originado.

Somos Inocentes.
De sentir lo que sentimos.
De pensar lo que pensamos.
De ignorar lo que ignoramos.

Seguimos creyendo que es el Ser Humano el Creador de la Vida, con todo lo que la Vida implica, que es TODO.
Cuando es la Vida la creadora del Ser Humano, con todo lo que el Ser Humano implica, que es muy poco.

Somos Inocentes.
De lo que la Vida nos vive por Dentro y por Fuera.
De los juicios con los que maquillamos la Realidad.
De las caídas que golpean nuestra piel.
Del sufrimiento de nuestros Corazones.
Del “no saber”.
Del “no poder”.

Si Viésemos la Vida a través de los ojos de la Vida en lugar de a través de los ojos de la mente del Ser Humano, descansaríamos en la Paz de SABER que todo es Perfecto.
Que no existe tal cosa como el bien y el mal pues no hay ningún Juzgador impartiendo justicia y sentencia.
Que lo que sucede, que la Existencia de TODO es espontánea. Y que, por ello, no puede ser controlada por nadie ni por nada.

Y si algo es espontáneo…
y si la Vida es espontánea…
y si nosotros, que somos Vida, somos espontáneos…
significa que
SOMOS INOCENTES.

De sentir lo que sentimos.
De pensar lo que pensamos.
De hacer lo que hacemos.
De decir lo que decimos.
De ignorar lo que ignoramos.

Pues nada depende de nosotros.
Pues el Ser Humano tan sólo es un cuerpo y una mente en el que se manifiesta, en el que se ES espontáneamente la Vida.
Sin que el Ser Humano intervenga en nada, aunque aparente al revés.

SOMOS INOCENTES.
Y la mente que dice lo contrario,
también lo ES.

Poesía

ESO ERES TÚ

Antes de… que un latido naciese en ti.
Antes de… que el silencio se tornase voz.
Antes de… que el agua creara los mares.
Antes de… que el fuego calcinase los volcanes.

ESO, eres tú.

El “antes de” todo lo imaginado.
El “antes de” todo lo sentido.
El “antes de” todo lo pensado.

La Vida que ya vivía “antes de” que vistiera tu piel.

La hoja en blanco.
La partitura sin acordes.
Los labios no besados.
Los abrazos volados.

Los “antes de” que las palabras significasen algo.

ESO, eres tú.

Así de puro.
Así de infinito.
Así de espontáneo.
Así de absoluto.

Siempre tan Presente.
Siempre tan Eterno.
Siempre tan Perfecto.

ESO que carece de espacio y de tiempo.
ESO tan Vacío y, a la vez, tan Pleno.
ESO a donde todo Ser Humano anhela regresar.
ESO que jamás puedes abandonar.
ESO…
también llamado
HOGAR, dulce Hogar.

Pues ESO
eres tú.
Pues ESO
soy yo.

Ambos
el mismo ESO
aparentando Separación.

Porque “antes de” la mentira
ya existía la Verdad.

Y aunque tú no Recuerdes ESO,
ESO sí te recuerda a ti.

Así que, no temas Hermano.
Que por Olvidar que ya estás en casa
no dejas de SER el HOGAR
que siempre fuiste
y siempre serás.

DESCANSA EN PAZ.

Poesía

PERFECTO

Con cada una de tus idas y de tus venidas.
Con tus subidas y tus bajadas.
Con tus oscuridades y tus iluminaciones.
Con tus ruidos y tus silencios.
Con tus tonos y tus fuera de tono.

Por mucho que te juzgues.
Por mucho que te castigues.
Por mucho que te pierdas.
Por mucho que “no sepas”.
Por mucho que no te quieras…

ERES el Baile Perfecto
de una Vida Perfecta
en constante movimiento Perfecto.

Poesía

LA DECISIÓN FINAL

No es lo que tienes, es cuánto quieres lo que tienes.
No es lo que eres, es tu Amor por lo que Eres.

Puedes ser tan sólo una mota insignificante de polvo,
que si te Amas así,
ya lo estarás siendo TODO.
Ya lo habrás “logrado” todo.

No necesitas nada más que Amarte,
que aceptarte,
que asumirte,
tal y como eres
en cada Instante.
A ti,
a los demás,
al Mundo que no deja de girar…
y a la Vida que jamás cesa de Latir.
Ni de vibrar.

Y para eso,
lo único que necesitas tomar
es una DECISIÓN.

En tu mano está
que todo lo que tienes,
que todo lo que eres,
sea PERFECTO.

Nada que cambiar.
Todo por Amar.

Poesía

POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS

Tus ojos no pueden alcanzar a ver Lo Que Eres,
pues Lo Que Eres tan sólo se puede Comprender.
Una Comprensión que va Más Allá de la intelectualidad de la mente.
Una Comprensión que ningún vendaval es capaz de mover.
Ni de tiempo ni de lugar ni de cuando en vez.

Una Comprensión que flota eternamente en el Instante Presente.
Una Compresión que no puede ser estudiada,
sino tan solo Recordada.
Pues su Saber no habita ni en un libro
ni en una palabra,
sino en una Memoria Olvidada.

No hemos dejado de Ser lo que Somos.
Sólo nos hemos creído
que únicamente somos
ese simple y maravilloso Ser
al que llaman Humano.
Que la Vida pone.
Que la Vida quita.
Con tan sólo un Aliento.
Con tan sólo una Caricia.

El Silencio es nuestra Voz
La Presencia, nuestra Respiración.
La Paz, nuestro Hogar.
Y el Amor..
¡Ay, el Amor!
El AMOR es,
ha sido
y siempre será
el latido que Crea
nuestra Piel.

No ES lo que parece.
No ES lo que perece.
ES lo que APARECE.
ES lo que PERMANECE.

Por los siglos de los siglos,

AMEN y AMÉN.

Poesía

CUANDO EL MUNDO HABLA

A veces, el Mundo se gira para que descubras POR TI MISMO que ya eras libre. Y que los únicos barrotes que había tan sólo existían en tu mente.

A veces, el Mundo se da la vuelta para que vivas enjaulado y descubras por ti mismo que ningún ser vivo debe vivir como tú has vivido.

A veces, el Mundo te pone en el papel del Refugiado para que descubras por ti mismo que ningún ser humano o no humano debe ser desterrado, excluido, apestado o abandonado.

A veces, el Mundo se detiene para que descubras por ti mismo que TODO lo que creías necesitar ya lo tienes. Y ya lo Eres.

A veces, el Mundo te separa de las personas a las que Amas para que descubras por ti mismo el Amor que a ti no te dabas.

A veces, el Mundo se perfuma de Muerte para que descubras por ti mismo que la Vida no espera. Y que tu último aliento no lo puedes programar en tu agenda.

A veces, el Mundo pega un golpe en la mesa para que descubras por ti mismo que es él el que mueve los hilos. Y no un ser humano disfrazado de Divino.

A veces,
el Mundo es el que habla.
Y el Ser Humano el que calla.
Para que,
queridos míos,
dejemos de hacer tanto ruido
y podamos escuchar nuestros propios lamentos.
Nuestros propios quejidos.

Poesía

CON LOS PIES POR DELANTE

Tú no tienes la culpa.
De tener pensamientos que te arrebatan la calma.
Y la cama.
De sentir emociones que has etiquetado como malas.
Y como armas.

Tú no tienes la culpa.
De que el miedo asome por tu ventana.
O de que la tristeza encoja tu Alma.

Aunque no te lo CREAS
ya eres Perfecta.
Tal y como sientes.
Tal y como piensas.

Porque ante la Vida de un latido
y ante la Vida de un pensamiento
tú no tienes el poder
de asesinar su Existencia.

Pues no eres tú quien la controla.
Pues no eres tú quien la genera.

Tú no tienes la culpa.
De no darte cuenta
de que ya eres Todo lo que anhelas.
De que ya eres Todo lo que quieres alcanzar.
Y de que tu respiración es tu Hogar.
Ésa que sólo se da Aquí y Ahora.
Ésa que ES en ti
y no tú en ella.

Tú no tienes la culpa.
De sentir culpa.
Tú no tienes la culpa.
De olvidarte de cómo Amar.

Y es que hay abrazos que damos Fuera
que han nacido para darse Dentro.
Y es que hay Amores que jamás encontramos
por la cantidad de condiciones que NOS hemos clavado.

Tú no tienes la culpa.
De no saber
que es el Aliento
el que a ti te ha Creado.
Y que tal como vino
así de tu cuerpo se esfumará.
O se ha esfumado.

Por eso,
cariño,
ya puedes dejar de culparte.
De lo que sientes.
De lo que piensas.
Y de lo que enfermas.

Porque aunque no te lo creas,
aunque no te lo quieras creer,
tanto la Vida
como la Muerte
siempre nos van
y nos llevan
por delante.

A la mente.
Al cuerpo.
Al espíritu.
Y con los pies.