Poesía

ESTÁ BIEN NO SER PERFECTA

Está bien tener heridas que de vez en cuando sangren y nos recuerden que todos navegamos en el mismo barco.

Está bien no Ser moda. Ni antimoda. Ni pro “lo que cierta gente quiere escuchar”. Ni pro “lo que la otra cierta gente quiere escuchar”.

Está bien únicamente flotar, en lugar de nadar a favor o en contra de la corriente.

Está bien vestirse por la cabeza. O por los brazos. O por el cuello. O por los pies. O no vestirse y salir ahí Fuera tan sólo con tu Desnudez.

Está bien no arreglarse. Ni el cuerpo ni la mente ni el alma ni la sien.

Está bien despeinarse “lo peinado”. Para que tus pelos regresen a su estado natural. Ése tan Olvidado.

Está bien romperse a pedacitos. Y quedarse un ratito sin respirar. Para saber a qué huele la Muerte. Para descubrir que sin latidos no puedes Amar.

Está bien. O, quizás, mal. Pero lo importante es que Seas como Seas, ESTÁS. Aquí y ahora. Vivita y coleando.

Y eso, lo de estar viva, es de agradecer. Aunque casi nadie lo haga.

Porque sólo estando Viva puedes ser no-perfecta. Porque sólo estando Viva puedes SER.

Y no todo el mundo puede decir lo mismo. Algunos se tienen que conformar con Vernos desde el otro lado de la orilla.

Poesía

CON EL AMOR BASTA

Queremos conseguir tantas cosas, alcanzar tantos objetivos… que se nos olvida que CON EL AMOR BASTA.

Quizás sea necesario acumular frustraciones, lágrimas y peores versiones para darnos cuenta de lo sencillo que resulta ser feliz. Sencillo porque cuesta muy poco. Tanto de pesetas como de sudores.

Quizás debemos encerrarnos durante un tiempo con nuestras pajas mentales… para descubrir cómo Hacernos el Amor en el Silencio de nuestras sábanas.

Quizás se trate únicamente de dejar de darle vueltas a las historias que nos contamos para que nuestros nudos se deshilachen sin tantas filigranas.

Quizás el no mirar atrás sea un olvido necesario para poder Ver dónde Eres, dónde Estás y cuál es tu Verdad.

Quizás tenemos que perder partidas, entradas y salidas… para poder ganar el juego de aprender a disfrutar de la Vida.

Quizás con dejar de arreglarnos el rostro, las penas y las canas… y empezar a Sentirnos tan Humanos como nos han parido sea suficiente para encendernos las ilusiones y las ganas.

Quizás… CON EL AMOR BASTA para amarnos.

Quizás nuestro Hogar siempre ha habitado en la Tierra que pisamos.

Poesía

LA VIDA MARCA EL RITMO

Es la Vida la que marca los tiempos.
Los ritmos.
De las tristezas y de las alegrías.
De los levantamientos y de las caídas.

Es la Vida la que nos hace hablar o callar.
La que nos quita y la que nos trae.
La que nos empuja y la que nos retiene.
La que nos mama y la que nos da de mamar.

Creemos que podemos adelantarnos a sus pasos.
O retrasarla a nuestro antojo.
Y no es posible porque nosotros somos Ella.
Porque no podemos no pensar lo que pensamos.
Porque no podemos no sentir lo que sentimos.

Así que sólo nos queda Vivirla.
Ya sea cuando la Noche nos oscurece el Alma
o cuando el Día nos la Ilumina.
Tanto monta monta tanto.
Pues tanto el monta como el tanto SON la misma Vida.

¡Vivamos!
Ya sea con risas o con llantos.
Que para estar Muertos…
ya tendremos tiempo.

Poesía

DISFRUTAR DE LA VIDA

Llega un momento, para algunas personas, en que decides enfocarte en lo que despierta en ti alegría, amor y paz. Y todo lo demás, no es que no lo veas, es que no pierdes ni un solo segundo en ello. No te apetece su regodear.

Quizás sea tan fácil como rodearte de gente que te suma, hacer aquello que disfrutas, dejar de darle tantas vueltas al pasado y al futuro, y asumir que la Vida, en ocasiones, también es jodida.

Así de sencillo como dar un paseo con una amiga mientras charláis de la vida. Compartir una paella, las arrugas y las canas con tu familia. Escuchar el canto de los pájaros, las risas de los niños, el ritmo de tus latidos, el sonido del silencio o el vaivén de las olas del mar. Anochecer con la luna. Amanecer con el sol. Atardecer en tu sofá.

Quizás sea así de fácil. Quizás no se trate de nada más.

Poesía

AMO EL CONFINAMIENTO

Amo el confinamiento… porque nadie me toca. Porque nada me toca.
Y si nada ni nadie me toca, nada ni nadie me puede ensuciar.

Amo el confinamiento… porque no me quita de mis casillas. Porque mi casilla la tengo muy conocida.
Y lo que conozco me asegura comodidad.

Amo el confinamiento… porque tengo una excusa para estar encerrada en mi casa.
Y si tengo una excusa, no tengo culpa.

Amo el confinamiento… porque nada me diferencia del resto.
Y si nada me diferencia, tampoco nada me destaca.

Amo el confinamiento porque retirada no tengo que amar a nadie más.
Y si no tengo a nadie más a quien amar, no tengo nadie que me pueda abandonar.

Amo el confinamiento… porque me mantengo alejada de la puta vida.
Y si me mantengo alejada de la puta vida, ninguna putada se me puede de nuevo tatuar.

Amo el confinamiento porque encarcelada no siento miedo.
Y si no siento miedo, puedo respirar en paz.

Aunque sea ese miedo el que más Ame mi confinamiento.
Aunque el precio a pagar sea el de no vivir a lo grande nunca más.

Amo el confinamiento…
porque, en Realidad,
la Vida me caga de miedo.

Y toda esa apariencia que me viste
tan sólo es una razón de menos.
Tan sólo es una excusa de más
para que el Amor
no vuelva a penetrar en mis entrañas.
Para que el Amor
no me recuerde
el significado de la palabra Temblar.

Poesía

LA NADA DEL MIEDO

El Miedo no es nada más que un pensamiento que nos estamos creyendo. Eso no significa que sea ni bueno ni malo. Es Lo Que Es.

Quizás, lo único que podamos hacer sea Asumir que somos Humanos. Y que, como Humanos, también sentimos miedo. Nos guste o no.

Quizás, al abrazarlo, al aceptarlo, al dejar de huir de él… nos demos cuenta de la Nada que Es. De que no tiene Nada que decirnos. De que lo que creemos de él, no ES él.

Miedo y Nada. Nada y Miedo.

Nada que Rechazar. Todo por Amar.

Poesía

NO ME INTERESA CONOCER LA VIDA

NO ME INTERESA CONOCER LA VIDA.

No me interesan los pensamientos que tengo.
Ni de mí.
Ni de ti.
Ni del Universo entero.

No me interesan los juicios con los que coloreo una Realidad que es Neutra.

No me interesa si mi cara es bonita o fea.
Si mi “piel” es dura o es tersa.
Si mis palabras se las lleva el viento o se las queda el silencio.

No me interesa conocer a un “quién” que no soy,
pues no es Lo Que Soy.
De la misma manera, no me interesa sanar una supuesta herida de un “quién” que no soy,
pues significa, entonces, que tampoco estoy ni puedo SER herida.

No me interesa cambiar lo que continuamente ES cambio.
No me interesa perfeccionar lo que YA es Perfección.
No me interesa Regresar a un Hogar que nunca fue abandonado.
No me interesa UNIR(me) a lo que jamás se separó.

No, no me interesa.

No me interesa conocer la Vida,
tan sólo SERla.
Pues tan sólo aquel que no sabe “quién/qué” ES,
está en la búsqueda de su Saber.

Poesía

TE LO DIGO A MÍ

A Mí,
que te crees sabedora de la Vida,
como si no existieran más latidos por descubrir.
A Mí,
que te crees mejor que la Existencia,
como si fueses tú la que la hubiese parido a Ella.

Te digo…,
con un “me” por delante
y otro “me” por detrás,
que Descanses… de ti.
Que tu cuerpo está agotado de tanto huir.
Que tu Soledad anhela tu compañía.
Que tu Vacío echa de menos tu Presencia.
Que tu máscara está desHecha… de tanto mentir.

A Mí,
que construyes muros entre “tú” y “yo”,
como si una simple costilla te pudiera decir “Quién Soy”.
A Mí,
que juzgas lo que está bien y lo que está mal,
como si en tus manos se hallara un poder redentor.

Te digo…,
con un “me” por delante
y otro “me” por detrás,
que te acunes en tu regazo.
Que tu Corazón ya no sabe cómo reclamar tu propio… Amor.
Que tu piel tiembla de lo fría que eres con Ella.
Que tu Mirada se ciega porque no le prestas Atención… a su Luz.
Que tus labios se secan de tanto silenciar tu Voz.

A Mí,
que te buscas y no te encuentras,
como si te hubieses perdido entre las tinieblas.
A Mí,
que no te reconoces cuando miras al Cielo,
como si tú no perteNacieras en el firmamento.

Sí, cariño.
Te lo digo a Mí.
Que eres quien me respira.
Que eres quien me habita.
Aunque te creas Separada…de ti.

Fdo:
La Vida.

Poesía

ESTÁ PERMITIDO DERRUMBARSE

Y que la tormenta te moje… por Dentro.

Está permitido aplaudir, pintar, escribir, leer, reír, cantar, bailar.
Y,
también,
gritar.
Y,
también,
llorar.

Está permitido no ser “la mejor versión”
que crees que tienes que ser
para Ser Perfección.

Está permitido que la tristeza abrace a tu Corazón.
Que la ignorancia sea tu enciclopedia.
Que el miedo haga temblar tu fortaleza.
Que la incertidumbre se adueñe de tus respuestas.

Está permitido,
Ahora y siempre,
pues siempre es Ahora…,
que la Vulnerabilidad
que caracteriza al Ser humano
salga a la Luz.
E ilumine esos rincones
que nuestras creencias han oscurecido.
Y los haga brillar por lo que verdaderamente SON.

Está permitido que las Sombras dejen de ser “sombras”
y pasen a ser las caricias
que nuestros latidos necesitan.
Y así,
juntos,
dejemos de estar separados
y seamos la UNIDAD
que somos en Realidad.

Está permitido derrumbarse.
Está permitido únicamente SER.
Sin menos.
Sin más.
Sin desdén.
Sin Edén.

Poesía

SOMOS INOCENTES

Buscamos comprender la Vida mediante nuestra mente personal y diminuta.
Buscamos encontrar los “para qués” de la existencia de aquellas experiencias que no nos gustan a través de esa mente personal y diminuta.

A veces, nos culpamos a nosotros mismos creyendo que nosotros mismos las hemos creado.
Otras veces, culpamos a los demás creyendo que son ellos los que las han originado.

Somos Inocentes.
De sentir lo que sentimos.
De pensar lo que pensamos.
De ignorar lo que ignoramos.

Seguimos creyendo que es el Ser Humano el Creador de la Vida, con todo lo que la Vida implica, que es TODO.
Cuando es la Vida la creadora del Ser Humano, con todo lo que el Ser Humano implica, que es muy poco.

Somos Inocentes.
De lo que la Vida nos vive por Dentro y por Fuera.
De los juicios con los que maquillamos la Realidad.
De las caídas que golpean nuestra piel.
Del sufrimiento de nuestros Corazones.
Del “no saber”.
Del “no poder”.

Si Viésemos la Vida a través de los ojos de la Vida en lugar de a través de los ojos de la mente del Ser Humano, descansaríamos en la Paz de SABER que todo es Perfecto.
Que no existe tal cosa como el bien y el mal pues no hay ningún Juzgador impartiendo justicia y sentencia.
Que lo que sucede, que la Existencia de TODO es espontánea. Y que, por ello, no puede ser controlada por nadie ni por nada.

Y si algo es espontáneo…
y si la Vida es espontánea…
y si nosotros, que somos Vida, somos espontáneos…
significa que
SOMOS INOCENTES.

De sentir lo que sentimos.
De pensar lo que pensamos.
De hacer lo que hacemos.
De decir lo que decimos.
De ignorar lo que ignoramos.

Pues nada depende de nosotros.
Pues el Ser Humano tan sólo es un cuerpo y una mente en el que se manifiesta, en el que se ES espontáneamente la Vida.
Sin que el Ser Humano intervenga en nada, aunque aparente al revés.

SOMOS INOCENTES.
Y la mente que dice lo contrario,
también lo ES.