Poesía

CON LOS PIES POR DELANTE

Tú no tienes la culpa.
De tener pensamientos que te arrebatan la calma.
Y la cama.
De sentir emociones que has etiquetado como malas.
Y como armas.

Tú no tienes la culpa.
De que el miedo asome por tu ventana.
O de que la tristeza encoja tu Alma.

Aunque no te lo CREAS
ya eres Perfecta.
Tal y como sientes.
Tal y como piensas.

Porque ante la Vida de un latido
y ante la Vida de un pensamiento
tú no tienes el poder
de asesinar su Existencia.

Pues no eres tú quien la controla.
Pues no eres tú quien la genera.

Tú no tienes la culpa.
De no darte cuenta
de que ya eres Todo lo que anhelas.
De que ya eres Todo lo que quieres alcanzar.
Y de que tu respiración es tu Hogar.
Ésa que sólo se da Aquí y Ahora.
Ésa que ES en ti
y no tú en ella.

Tú no tienes la culpa.
De sentir culpa.
Tú no tienes la culpa.
De olvidarte de cómo Amar.

Y es que hay abrazos que damos Fuera
que han nacido para darse Dentro.
Y es que hay Amores que jamás encontramos
por la cantidad de condiciones que NOS hemos clavado.

Tú no tienes la culpa.
De no saber
que es el Aliento
el que a ti te ha Creado.
Y que tal como vino
así de tu cuerpo se esfumará.
O se ha esfumado.

Por eso,
cariño,
ya puedes dejar de culparte.
De lo que sientes.
De lo que piensas.
Y de lo que enfermas.

Porque aunque no te lo creas,
aunque no te lo quieras creer,
tanto la Vida
como la Muerte
siempre nos van
y nos llevan
por delante.

A la mente.
Al cuerpo.
Al espíritu.
Y con los pies.

Reflexiones

EL COVID NO ES COMO UNA GRIPE

Hay muchas personas que siguen creyendo (por necesidad psicológica inconsciente o por ignorancia) que lo del COVID-19 es como una gripe y que la alarma la crean los medios de comunicación provocando miedo en la sociedad.

Los sanitarios (soy enfermera), ya sea directa o indirectamente por compañeros, tenemos muy claro que ésta es otra Fake New más, muy presente entre los “espirituales” y que mucho daño está haciendo, por su imprudencia, a los que SÍ saben con al menos muchísima más certeza (porque están en primera línea) que nada tiene que ver una cosa con la otra. Ni por el tipo de virus que es ni por las consecuencias que se están viendo.

Es como si comparas la gripe con un resfriado o la depresión con la tristeza.
Quizás, los que no sepan, al ver superficialmente similitudes, crean eso. Pero los que sí saben, se echan las manos a la cabeza cuando lo escuchan.

Ayer le pregunté a una compañera de trabajo enfermera que está en urgencias de un Hospital de Barcelona y es también profesora de Universidad, si consideraba que el COVID-19 era como una gripe y si lo que había en realidad era mucha alarma y exageración generada por los medios (y los miedos).
Tiene una experiencia de más de 30 años en hospitales.

Su respuesta:

“No es como la gripe. Es mucho más contagiosa que la gripe. Hay gente que puede ser positiva asintomática y contagia. Es más contagiosa porque cada portador contagia a más personas que la gripe.
Y los infectados que hacen problemas de neumonía, son más complicadas. Pueden llegar a hacer fibrosis pulmonar y la neumonía normal no lo hace.
Si fuese como una gripe, no estarían los hospitales como están. En invierno, con la gripe también aumenta el trabajo y los ingresos, pero ni punto de comparación con esto. Y el personal sanitario no se protege de los pacientes infectados de gripe como nos disfrazamos ahora con el COVID-19, ya que se contagia muy rápido.
Yo tengo compañeras enfermeras y médicos de mi edad (40 y tantos) ingresados en UCI y entubados.
No es una tontería. Yo no había visto el hospital como lo veo ahora y llevo 30 años trabajando en hospitales.”

Que muchas personas causen con síntomas leves no significa que haya que quitarle importancia porque hay otras muchas que causan con síntomas totalmente opuestos en gravedad. Con patologías previas o no.
Cuanta más exposición tengas al virus, cuanta más carga viral te “entre”, más te afectará. Y dará igual lo súperinmune que seas, lo “alto que vibres” y lo “trabajado que estés”, porque tendrás muchas probabilidades de acabar hospitalizado.

Con la gripe se pueden colapsar las urgencias en un momento dado. Lo que no se colapsan son las UCIS ni los respiradores.

Evidentemente, desde el sofá de nuestra casa, desde la no experiencia, es muy fácil hablar y equivocarnos sobre lo que hablamos.
Yo si me quedo con mi visión de la situación también puedo decir que no pasa nada porque yo estoy estupendamente de salud y lo llevo de maravilla.
Pero porque no estoy viendo el GLOBAL, sino únicamente mi parcela. Mi individualidad. Mi ombligo.

Y mi parcela, mi pieza de puzzle, no es el puzzle entero.

Si desde el principio no se hubiera tratado el COVID-19 como una simple gripe (que es lo que escuchábamos en los medios de comunicación, políticos etc que supuestamente nos alarman), posiblemente no estaríamos en la situación que nos encontramos porque se hubieran tomado medidas preventivas antes.

Así que, por favor, por los sanitarios que se están jugando literalmente su salud y su vida por la salud y la vida de los demás, y a los que tanto aplaudimos, antes de compartir una noticia, unos datos, una OPINIÓN de estas características, sed prudentes y aseguraros, como mínimo, de que es cierta.

Porque las consecuencias de la IGNORANCIA pueden resultar peores que las de ese MIEDO al que tanto miedo… se le tiene.

No os creáis todo lo que dicen por ahí. Tampoco os creáis lo que digo yo. Cuestionadlo antes de darlo por válido.

Os aseguro que es muy indignante para un sanitario que está viendo todo lo que puede llegar a provocar y provoca el COVID-19 que se haga ver que esto es como una gripe.

Aún no sabemos prácticamente nada del COVID-10. Es totalmento NUEVO. Lo estamos conociendo día a día.
Así que me resulta irresponsable, imprudente y de una ignorancia absoluta que en estos momentos se haga ese tipo de comparativas o de cualquier otra. Porque para comparar dos situaciones, ambas tienen que haber sido estudiadas, analizadas y finalizadas. Y no es el caso porque aún estamos al principio de una de ellas.

Nos quejamos mucho de los medios de comunicación.
Mirémonos un poquito al espejo, si eso…

Y si tanto miedo te da lo que el miedo pueda provocar…, te invito a que te lo tomes como una oportunidad para descubrir que hay tras él y en esa necesidad de controlarlo tanto.

Lo que falta es Tierra. Mucha toma de tierra.

Y, sobre todo, Humildad. Mucha humildad.

Reflexiones

LA NO EXISTENCIA DE LA RAZÓN

Casi todo el mundo busca Razones sobre lo que estamos experimentando con el COVID-19 para que su mente pueda tener la sensación de control a través del (supuesto) conocimiento.

Nos las encontramos para “todos los públicos”:

  • Las de cuidar el Planeta
  • Las de transformar la Sanidad
  • Las de darnos cuenta de lo Importante
  • Las de cambiar de Dimensión
  • Las de subir un escalón en la Humanidad
  • Las de ascender en la Espiral
  • Las del Karma
  • Las Conspiranoicas Illuminatis
  • Las Evolutivas
  • Las de Consciencia
  • Las de Iluminación
  • Las de SOMOS UNO
  • Las de Recordar lo que es Amar
  • Las de soltar el control
  • Las de trascender la Muerte
  • Las de acabar con el Miedo
  • Las de Regreso al Hogar
  • Las de sanación de traumas, heridas y transgeneracional
  • Las de “Aprender a”
  • Las de “lo que cada uno se quiera imaginar”

Como si la Vida tuviera un “plan para”.
Como si la Vida no sucediera HOY, sino que viviera en el ayer y en el mañana.

Casi todo el mundo sigue NECESITANDO saber el por qué y el para qué sucede lo que sucede.
El por qué y el para qué existe lo que existe.

Y no lo estoy juzgando. Forma parte del Juego esa Búsqueda Espiritual donde quizás, sólo quizás… la respuesta sea: PARA NADA en particular.
Pero es divertido ver cómo cada uno de nosotros trata de agarrar con la mano las respuestas que más convencen a su mente. Y cómo intentamos convencer de ellas a los demás.

Aunque hay otra posibilidad, otra opción, que casi nadie contempla:
– ¿Y si no hubiera ninguna razón? ¿Y si sencillamente Lo Que Es, Es porque así Es Lo Que Es?
Dicho de otra manera: porque sí y YA.

La mayoría de personas necesitan una razón para la existencia del Sol. Y la encuentran. Cada uno “a su semejanza y manera”.

Pocas… se quedan observándolo, sintiéndolo, viviéndolo, Siéndolo.
Sin ninguna pretensión, intención, necesidad… más.

VIENDO la ABSOLUTA PERFECCIÓN.

¿Y si nadie tuviera la razón, no porque no la tengan sino SIMPLE-MENTE porque no exista ninguna en REALIDAD ?

Reflexiones

LA SABIDURÍA DEL SILENCIO

A mí me ha costado un poco dejar de OPINAR de lo que en realidad no tengo ni idea, de lo que no he experimentado, ya que mi personalidad siempre ha tenido bastantes tintes de prepotencia y de soberbia.

Pero la Vida me ha enseñado no sólo que “sólo sé que no sé nada” (por mucho que me CREA que sepa mucho) sino también que entre la valentía y la imprudencia hay un abismo de Sabiduría que no se adquiere leyendo un libro ni realizando un taller ni un retiro ni memorizando un artículo ni una estadística ni una encuesta ni obteniendo un título ni dando por certera la verdad de un supuesto maestro-gurú de “lo que sea”.

Por otro lado, también es necesario que esa Ignorancia salga a la Luz para que pueda ser iluminada y te Recuerde así que el SILENCIO es, la mayoría de las veces, la mejor de las palabras que tu boca puede compartir.

El “Camino Medio” es aquél en el que tu mente no necesita exagerar la realidad que está experimentando ni tampoco atenuarla.
Ambas opciones esconden lo mismo: Miedo. Pero cada una se excusa, se maquilla, de una manera diferente.

Como diría Aquel:
Ni tanto… ni tan poco. Lo de En Medio.

Ni negro ni de color de rosa. Ambas caen en la misma trampa. Pero para saber estar en el Medio, tienes que VER ambas. Y para eso tu mirada tiene que abrirse a lo que sus ojos no alcanzan a ver porque no lo tienen enfrente.

En ocasiones, el Miedo a “lo peor” puede cegarnos a Lo Que Es.

Independientemente de estas nimiedades…,
independientemente de “a ver quién la tiene más grande” (la razón),
tanto si “se acaba el Mundo” como si “esto es un simple resfriado”,
la Vida está haciendo su trabajo.

Y, ¿cuál es?
NO LO SÉ.

Lo que sí sé es que si te quedas enganchado a “la película”, no podrás VER a su “Creador”.

Y el pretender arreglar, cambiar o mejorar la película,
y el pretender subir la vibración de la película,
y/o la de aquellos que la interpretan…
TAMBIÉN forma parte del enganche a la película.

Poesía

GRANITOS DE ARENA

El Desierto, sin los granitos de arena, no existiría.
Cada uno de nosotros somos un granito de arena
con el que dibujamos la Vida.
Y ya que estamos,
y ya que Somos,
podemos elegir QUÉ hacer
con nuestro “Ser o no Ser”.
Ése “qué” es la cuestión.

Podemos elegir COLABORAR con el otro.
Aunque no le podamos tocar.
Podemos elegir ESTAR con el otro.
Aunque no nos pueda escuchar.

Porque entre TODOS podemos Formar un Desierto
donde la Solidaridad, el Amor y la Humanidad
sean su color, su sabor y su banda sonora Esencial.

Quizás tu parte te parezca minúscula.
Quizás te quites importancia.
Quizás arranques de cuajo
el valor de tu mirada.

Pero desde aquí te digo,
que tus aplausos,
que tus cantos,
que tus poesías,
que tus vídeos,
que tus memes,
que tus escritos,
que tus bailes,
que tus libros,
que tus escuchas,
que tus risas,
que tus sonrisas,
que tus calmas,
que tus silencios,
que tus “te quiero”,
que tus “¿qué necesitas?”
SÍ QUE CUENTAN.

Porque JUNTOS,
todos ellos,
forman esa otra cara de la moneda
que hace que se sostenga
la moneda ENTERA.

Sumérgete en la Vida
en lugar de intentar huir de ella.
En lugar de rechazarla,
de juzgarla,
de pelearla.
ÁMALA tal y como Es.

Para que cuando TÚ sientas miedo,
YO tu miedo abrace.
Para que cuando YO me sienta sola,
TÚ mi soledad acompañes.

Y así,
entre TÚ y YO
creemos un NOSOTROS
donde no haya ni muros ni fronteras.
Donde desaparezca
la sensación de SEPARACIÓN.

Y así…,
en lugar de que las cuatro paredes de mi casa
se conviertan en los guardas de mi Libertad,
sean el Alma y la Piel
de mi Hogar, dulce Hogar.

Reflexiones

LA VIDA ES SAGRADA

Si la Vida es Sagrada, todo lo que en ella sucede, todo lo que contiene, todo lo que se experimenta, todo lo que se siente, también lo es.

Entonces, si TODO Lo que Es y lo que somos Es Sagrado:
-¿Para qué perder energía en cambiarlo, en arreglarlo?

¿Y si en lugar de juzgar y condenar esas partes de la Vida (de nosotros) que consideramos taras, errores, imperfecciones e incorrecciones, las aceptamos, las asumimos como Lo Que Son (realidad) y no como lo que nos gustaría que fuesen (ilusión)?

¿Y si en lugar de Separarnos de la Vida, nos Unimos a ella?

¿Y si en lugar de esforzarnos en mejorarla, simplemente la Amamos tal y como Es?

Poesía

LA LLUVIA ESTÁ HABLANDO

Hay momentos del día en los que olvido lo que ocurre. Como cuando ves una película y desaparece de tu vida al terminar.

Hoy la lluvia cae en Barcelona. Abro las ventanas para que se ventile la casa y su sonido se cuela por cada rincón de mi Hogar (tanto el de Dentro como el de Fuera).
Me encanta escucharla. Igual que las olas del mar rompiendo en la orilla. O en las rocas. O en la piel de las personas.

Hoy nuestros aplausos se van a bañar de Cielo. Para que no se sequen. Para que no se agrieten.

Estos días me estoy emocionando mucho con los vídeos que veo de Humanidad. De Solidaridad. De Hermandad.
La Vida tiene una parte amable y otra que lo es menos. Eso ya lo sabemos. Y es importante asumirlo. Porque esas dos partes están dentro de nosotros. Y si oscureces una, la luz de la otra se apaga también.

La Consciencia, la mente abierta…, es la que nos permite VER esas dos caras. Y vivirlas…y sentirlas…como si fueran Una que respiran al unísono, aunque parezca que lo hagan cada una con un pulmón distinto.

Cada uno de nosotros está experimentando una realidad diferente.
No es lo mismo vivir con vistas a la montaña, con una amplia terraza que hacerlo con vistas a “nada” y en 40 metros cuadrados.
No es lo mismo estar teletrabajando que en primera línea de un Hospital.
No es lo mismo estar solo que acompañado por tus hijos.
No es lo mismo no estar enfermo que enfermar.
No es lo mismo que se te muera alguien a quien amas que los que amas latan como si nada.

No podemos compararnos los unos con los otros. Porque lo que a mí me puede resultar prácticamente indiferente a otros les puede resultar muy duro por su situación personal.

Pero hay una Realidad que siempre es la misma para Todos. Hoy en Barcelona la lluvia cae para todos por igual.
Y su sonido canta para todos por igual.
Y las calles se mojan todas por igual.
Y el Silencio que hay tras esa lluvia sigue sonando para todos por igual.

Hay realidades que son relativas para cada uno de nosotros.
Y hay una Realidad que es absoluta para todos y que nunca deja de SER. Que nunca deja de Respirar.

En una puede haber caos, miedo, sufrimiento, alegría o placer.
En la Otra hay Paz. Hay Amor. Hay Eternidad. Hay Unidad.

La no-dualidad no existe sin la dualidad.
Y son ambas las que “forman” ese Todo que es lo que Somos.

Shhhhhhhh……. La lluvia está hablando.
Y la Vida también.

Reflexiones

NADIE ES INMUNE A LA VIDA

Aunque algunos pretendan protegerse con estampitas, con rituales, con afirmaciones, con meditaciones, con dietas milagrosas, con aguas benditas, con aceites esenciales, con símbolos sagrados, con la lectura de un libro, con la visión de una charla, con la realización de un taller, con el conocimiento de una teoría, de una herramienta o de una práctica….nadie es inmune a la Vida.

Porque la Vida es la que manda, no tú. Porque es la Vida la que va a decidir si te enfermas, no tú.

¿Eso significa que tengo que pasar de todo y tirarme por el balcón? No, no estoy diciendo eso.
Sólo estoy diciendo que esa parte de la mente que ve peligros por todas partes, va a ofrecerte pensamientos para que te enfrentes de diferentes formas a esos supuestos peligros. Y que todas estas ofertas las puedes comprar, vender… o simplemente OBSERVAR. Y que la emoción que las ampara no es la confianza, sino el miedo.

¿Eso significa que sentir miedo es malo? Claro que no. Igual que ninguna otra emoción. No estoy diciendo eso. Las emociones están para sentirlas. Para dejar que SEAN cuando aparecen.
Sólo estoy diciendo que “antes de”, te PARES y mires DESDE DÓNDE actúas. Que seas CONSCIENTE de si es, en realidad, el Miedo el que te está manipulando y el que está tomando las decisiones.

Algunos no se dan cuenta de que están cayendo en la trampa del Miedo y están ofreciendo-compartiendo-vendiendo miedo en lugar de Paz, al pretender erradicarlo de su particular manera.

Cuando quieres acabar con algo, es porque lo temes

Es así de simple. Y DESDE ese lugar de temor no se puede ser ni compartir ni Paz ni Amor porque TODO lo que venga de ahí (por muy angelical que sea) estará bañado de miedo.
Si quieres acabar con ciertos pensamientos es porque les tienes miedo y todo lo que se haga o deje de hacer con esa intención se hará o dejará de hacer CON miedo. Si quieres (desde la NECESIDAD) acabar con la enfermedad, con la Muerte, con la guerra, con ciertas emociones, con tus kilos de más, con tus euros de menos, con tus arrugas, con tu ignorancia, con tu inconsciencia, con tus supuestas heridas y traumas, con tu transgeneracional… lo harás DESDE el miedo. Y miedo es lo que proyectarás. A ti mismo y a los demás.

Porque cuando estás en Paz contigo, lo estás con el Mundo y con la Vida (y cuando digo en Paz no digo con frialdad o sintiendo siempre alegría y nunca vulnerabilidad). Y no te da miedo pensar, sentir, enfermar o morir. Estás abierto a TODO lo que la Vida te traiga. Porque SABES que nada de eso depende de ti, aunque tu mente así lo quiera pensar. Así lo NECESITE controlar.

Y “lo que la vida te traiga” no significa ponerte a 300km/h por la carretera, alcoholizarte, llenarte el estómago de donuts de chocolate o quedarte donde no te quieres ni con quien no te quieres quedar.
Eso no te lo está trayendo la Vida, te los estás trayendo tú. ¿Libremente? Sí. Es sólo una opción de reacción más.

Nadie es Inmune a la Vida, por mucho que se “inmunice” ante ella.

Y ya sé que para algunos oídos este mensaje suena a no Responsabilidad. A no tener el Poder sobre ti. Y que esto, a su mente no le gusta nada y le provoca mucho miedo. Porque la inercia y protección de la mente (y lo que nos han enseñado) es el CONTROLAR.

¿Sabes cuál es su método favorito? El CONOCIMIENTO.

El querer estudiar todo, analizar todo, para poder controlarlo todo mejor y más. Por eso nos empapamos de libros, de títulos, de técnicas y de enseñanzas. Para pretender saber lo que sólo la Vida, con sus experiencias, nos puede enseñar. Para intentar evitarlas. Para intentar controlarlas. Como si alguno de nosotros pudiera ser Dios. Como si ese conocimiento nos pudiera desHumanizar y enDiosar.

Por mucho que repitas una frase, un mantra o un sonido, por mucho que te leas un libro milagroso, por mucho que visiones una charla, por mucho que realices un taller o un retiro… lo único que vas a lograr es alimentar a tu mente. Es llenarte de más paja mental y así “vaciarte” de Ti.

Nada tiene que ver el conocimiento, la intelectualidad, con la Consciencia. Con la Sabiduría. Es absurdo creer que porque repitas cien veces “sé nadar y lo hago genial” vas a saber nadar y hacerlo genial. Es absurdo creer que porque repitas cien veces “me amo de manera incondicional” o “me siento seguro” te vas a amar de manera incondicional y a sentirte seguro. Podrás tener esa sensación durante unos segundos, pero se evaporará. Y, ¿sabes lo único que lograrás? Hacerte adicto a esa sensación y necesitar otro chute más. Y otro más. Y otro más.

No funciona así. O nadas o no nadas. O amas o no amas. Pero no por hacer repeticiones o memorizar el libro gordo espiritual de Petete van a salirte alas o te vas a iluminar. Y esto sirve para las repeticiones, los libros (incluidos los míos), los talleres, las charlas, los escritos, los retiros y para todo aquello que venga de FUERA, aunque hable de Dentro.

Yo sé perfectamente que nada de lo que escribo le sirve a alguien. Aunque muchos me digáis lo contrario. Aunque os provoque momentáneamente esa sensación. Quizás yo pueda indicar, señalar una “dirección”, pero poco más.

¿Y para qué lo hago, entonces? No hay un “para algo”. Es un impulso. Un sentir. Como el que compone. Como el que pinta. Como el que baila. Como el que canta.

No os engañéis. Mi Vida sólo me sirve a mí y a nadie más. Y la tuya, sólo a ti y a nadie más. Por eso, el único Maestro-Gurú al que “tienes” que escuchar es a ti. Porque sólo tú y de ti puedes escuchar, COMPRENDER (con cada poro de tu piel y de lo que no es tu piel) las respuestas.

Y con esto no estoy diciendo que una técnica, una herramienta, una meditación, un retiro, un taller, una charla o un libro sea algo “malo”. No estoy juzgando nada ni a nadie. Son opciones. Y cada uno de nosotros es libre para salir o para entrar. Para hablar o para callar.
Digo que Observemos lo que hacemos y desde dónde lo hacemos. Porque a lo mejor…a lo mejor…a lo mejor… lo que tú crees que estás haciendo desde la paz y el amor, lo estás haciendo desde el miedo. Y ni siquiera te estás dando cuenta de ello.

Porque SIEMPRE que tu intención (por muy sutil que sea) es querer arreglar, mejorar, cambiar, transformar lo que AHORA está sucediendo, en lugar de sencillamente Amarlo, es porque hay no aceptación y miedo detrás. Por muy loable, honrada, amorosa y bien-intencionada que sea.

Muy… muy… muy poquitas personas son Conscientes de ello y han dejado de buscar (se). La mayoría siguen intentado alcanzar lo que no son. Lo cuál, es imposible. Por eso, lo (per)siguen intentando. Por eso, lo (per)siguen no logrando.

Y lo digo DESDE la experiencia de haber sido una estudiosa compulsiva y una gran evitadora de la Vida. Y porque VI mis trampas, también puedo ver las tuyas. Porque al final, todos utilizamos o hemos utilizado las mismas.

Nadie es Inmune a la Vida a no ser que esté muerto

No es lo que piensas, no es lo que sientes, no es lo que haces.
Es QUÉ haces con lo que piensas, qué haces con lo que sientes y DESDE qué lugar interno, desde DÓNDE haces lo que haces.
¿Y cómo lo descubro? Parando. Sintiendo. Observando. Y Escuchando al Silencio.

RECUERDA:
La VIDA es una experiencia, no una teoría.
Y para SABERLA, de VERDAD, vas a tener que experimentarla por tu propia mano, no estudiarla por las manos de los demás.

DesInmunízate de la Vida para que la Vida, la Paz y el Amor te puedan “tocar”.

Poesía

EL SILENCIO DE UNOS POCOS

Hoy me he despertado con una Reflexión. Una reflexión que estaba esperando a que abriera los ojos para que la Viera.

Yo siempre he sido una abanderada de la Verdad. De la Honestidad. De decir las cosas en lugar de callarlas.
Le pesara a quien le pesara y como le pesara.

Y hace pocos minutos, cuando la Primavera me ha dado los buenos días, el Silencio me ha hablado. Y me ha dicho que, EN OCASIONES, lo mejor que se puede decir es nada. Que hay verdades que es necesario que se queden en los Corazones de unos pocos para que los Corazones de unos muchos no sangren más de lo “normal”.

Esto implica que esos pocos se harán cargo del dolor de la Humanidad.
Implica que esos pocos han elegido evitar un sufrimiento innecesario a los demás.
Implica que esos pocos han apostado por el Amor en lugar de por la Honestidad. En lugar de por la verdad.

En esta época en la que vivimos y en la que pedimos la verdad a gritos, quizás haya unos pocos que estén decidiendo cuidar de nuestros latidos.

Porque quizás no haga falta que el Planeta entero se ahogue en lágrimas.
Porque quizás si supiéramos la verdad, los balcones no se llenarían de música ni las redes de poesía ni la televisión de entretenimiento y de humor.
Porque quizás nuestras ganas se perderían, nuestras risas se entristecerían y nuestra Fe se derrumbaría.

Porque quizás, sólo quizás…, no todos estamos preparados para esa verdad.

El Silencio, que es muy sabio, me ha dicho que para que esos pocos se hagan cargo de NUESTRO dolor, nosotros nos tenemos que hacer cargo de SU alegría.

Y cantarla y bailarla y aplaudirla.

Para Recordarles,
instante a instante,
que su pena
habrá valido y vale nuestra felicidad.

Poesía

EL PROPÓSITO DE LA VIDA

Yo no creo que la Vida tenga ningún objetivo, propósito o meta a alcanzar más que Vivirla. Más que SERla.
Sin ninguna otra razón más.

Pero…pero…pero…
Si hubiera alguna, ya sea en este momento, en esta época, en esta experiencia o en cualquier otra, no sería la de detener la Pandemia. Ésta únicamente es la circunstancia necesaria que nos ofrece la “posibilidad de”.

La REAL, la que no se puede Ver, la Absoluta, sería/es la de AMAR.

AMAR tu miedo, tu ira, tu inseguridad, tu desconcierto, tu tristeza, tu frustración, tu impotencia, tu inconsciencia, tu ignorancia, tu vacío y tu soledad.
AMAR todos y cada uno de tus pensamientos.
AMAR tus arrugas, tus canas, tu cuerpo, tu piel y tus grasas.
AMAR tu enfermedad. Tu dolor físico. Tu dolor emocional.
AMAR tu pasado. Con las heridas que CREES arrastrar.
AMAR tus guerras. Y tus luchas. Y lo mal que te hablas. Y lo mal que te tratas.
AMAR el rechazo. Y LO que rechazas amar.
AMAR tus virus. Incluido el CORONAvirus.
AMAR tus duelos.
AMAR no sólo la Vida, sino también la Muerte.
AMAR lo de Dentro.
AMAR lo de Fuera.

Porque AMAR la Luz, el Sol, el Silencio, el bien, la virtud, la felicidad, la paz, la plenitud, lo bonito, lo abundante, lo exitoso, lo valiente, lo reluciente, lo fuerte, lo “perfecto”, el Cielo… es muy fácil. Eso lo hace cualquiera.

El Reto es AMAR, además, lo que nos han dicho que no es AMAble: el defecto, el ruido, el caos, el sufrimiento, la infelicidad, la vulnerabilidad, el miedo, la Sombra, la Oscuridad, la muerte, la enfermedad, el Infierno.
Esa otra cara de NUESTRA moneda. Esa otra parte de nuestro interior, de La Vida, que no nos gusta. Que nos incomoda. Que ocultamos. Que tapamos. Que maquillamos. Que operamos. Que disfrazamos. Pero que también nos sucede y nos FORMA.

Porque sólo AMÁNDOLO TODO podemos ser felices.
Porque sólo AMANDO la no-paz podemos vivir en Paz.
Porque sólo AMANDO nuestro no-Hogar podemos Regresar a Él.
Porque es el AMOR INCONDICIONAL lo que anhelamos SER. Pues es lo que SOMOS.

¿Y sabes cómo se “alcanza” el AMOR INCONDICIONAL?
AMANDO. TODO lo que sucede en ti y en TODO lo(s) demás.

Yo no creo que la Vida tenga ningún propósito…
pero…pero…pero…
si tuviera alguno
no sería el de cambiar/arreglar la Vida (tú incluida)
sino el de AMARLA (el de amarte)
sin excluir(te) NADA.