Reflexiones

EL REFLEJO DEL ALMA

Y Dios envió una plaga de coronas para que los Humanos se tapasen la boca y así pudieran escucharse la Mirada

Cada uno de nosotros interpreta las experiencias a su imagen y semejanza. Cuando veo a una mujer con un velo que le tapa la boca (o una mascarilla, que es más moderno), me ahogo. Y cuando lleva unas gafas de sol, me ciego. Soy así de solidaria…

Hablamos demasiado. Y para hablar tanto, decimos muy pocas cosas. Y ninguna Verdad. Pues la Verdad habita en el Silencio. En ese lugar donde las palabras se quedan mudas. En ese lugar donde no tienen voz las preguntas.

¿Sabías que las respuestas de la Vida no salen de ninguna boca disfrazada de Maestría? Qué va. Surgen de la Nada. Surgen del Vacío. Surgen del Silencio. De la pureza de un espacio que no está manchado de teorías ni de falsas sabidurías.

He pasado unos días muy revuelta. Me enganché a un pensamiento, inconscientemente, y el ruido se apoderó de todos mis cuerpos. Y una vez se pone en marcha el ruido mental, las técnicas, métodos, terapias para callarlo… se acoplan a él. Pues es no sólo donde nacen sino también donde mueren.

Es curioso cómo puedes ser Consciente de que te has ido de tu Centro, de tu Equilibrio, de tu Silencio y, a la vez, no poder hacer nada para que la inercia en la que has entrado, pare. Como si una fuerza superior a ti te estuviera moviendo los hilos. Y tú ahí, a la espera de que decida soltarlos mientras te comes las lágrimas, los mocos y los libres albedríos.

Y es que, en ocasiones, la Vida te pega un revolcón interno por un motivo que en ese momento desconoces (pero que haberlo, haylo…). Y por muy amiga del Silencio que seas, no puedes remediarlo. Por eso, nadie está libre de sucumbir, de nuevo, a las penumbras de las que cree estar impoluta.

Ese nadie es el que nos hace a todos Iguales. El que le arrebata a los Gurús su Iluminación y el que eleva a los Alumnos al pedestal que también Son.

Las personas Honestas de verdad son las que expresan a viva Voz TODO lo que Son. Las que no tienen miedo de bajarse del altar en el que otros (o él mismo) le han subido. Las que dicen: “Yo también tengo miedo. Yo también sangro. Yo también caigo” Las que no ocultan sus sombras. Las que no se creen intocables ni inmunes a los velos que no nos vemos.

Quizás por eso hayan florecido las mascarillas. Porque las palabras pueden confundir, pueden manipular, pueden mentir. Pero las miradas, queridos míos…, las miradas te dicen quién eres. Las miradas son el altavoz de tu Alma. El reflejo de tus oscuridades y de tus luces. La Verdad que no somos capaces de hablar.

Hay muchas teorías y ninguna de ellas es Verdad. ¿Sabes por qué? Porque la Verdad sólo la sabe la madre que la parió. ¿Y sabes quién la parió? DIOS.

Hay muchas personas pululando por la Vida que se creen Dios. Y sí, lo son. Pero se olvidan de algo muy importante: que también son Humanos. Y como humanos, tienen un ego que no les cabe en el pecho. Y jamás les cabrá, por mucho que se esfuercen y se empujen a meterlo. Porque el pecho está diseñado para que únicamente encaje el Corazón. Y nadie más.

Venga, seamos Honestos por una vez en nuestra vida. Y reconozcamos que no tenemos ni idea de nada. Y que lo que olemos no es la mierda de los demás, sino la nuestra. Y que si nos atrevemos a mirarla de cerca, de muy muy cerca, podremos Ver que no es Real. Que nos la hemos inventado. Que nos la hemos fantaseado.

¿Y sabes qué sucede cuando te das cuenta de que tu mierda es otra mentira más que te has creído? Que no la escondes. Que no la maquillas. Que no la ocultas. Que no le das más importancia de la que tiene. Que es ninguna.

Nos creemos que estamos llenos de heridas. Y de lo único que estamos llenos es de habladurías.

Cuando dejas de hablar(te), cuando callas, entonces puedes Escuchar al Silencio. Un Silencio muy Presente que habita Aquí y Ahora. Un Aquí y Ahora carente de pasado, de futuro, de traumas, de golpes y de historias.

Y entonces sí puedes mirarte en el Espejo y SABERTE. Y Reconocerte. Y Sentirte perfecta, plena y completa. Con velo o sin. Con mascarilla o sin.

Eso sí que es SER DIOS. Lo demás, meras tonterías.

P.D: Hay algo que no acabo de entender y que me hace bastante gracia. ¿Cómo puede la gente quejarse tanto de que las mascarillas le ahogan, que son muy perjudiciales para sus células, para su salud (no digo que no) y, en cambio, resultarles el tabaco muy “saludable”? Como si sus pulmones no se ahogaran cada vez que los llenan de humo (y de lo que no es humo) ¿No es un poco incoherente? Ahí lo dejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .