Reflexiones

NADIE PUEDE SALVARTE

La mano que necesitamos es la nuestra. El amor que necesitamos es el nuestro. El salvador que necesitamos somos nosotros mismos.

Nadie puede hacer por ti lo que tú no haces. Te pueden aconsejar, recomendar, guiar… pero si pretendes que con sólo eso, obre el milagro, ¡buena suerte!

La experiencia de los demás no funciona. Sólo la tuya propia. La sabiduría de los demás no puede sustituir a la tuya.

Puedes realizar los talleres, los cursos, los retiros, las terapias, las meditaciones… que quieras que si no eres honesto contigo mismo, si no te escuchas, si no tomas decisiones, no te servirán de nada más que de montaña rusa emocional. Te darán un subidón momentáneo y poco más. Y te convertirás en un adicto a esa emoción que nada tiene que ver con la verdadera Paz.

Por eso, la mayoría se pasan años a las faldas de un Gurú, de un Maestro. Porque en el fondo, no se responsabilizan de sí mismos. En el fondo, no se atreven a mirar a sus miedos de frente. A reConocerlos. A estar con ellos mismos.

En el fondo, prefieren quedarse como están, aunque ese como están no les aporte Paz.

El Maestro debe tener sus días contados en tu vida. No puede ser alguien a quien acudas siempre que se te rompa una uña. Alguien que te tenga que dar continuamente las respuestas a tus preguntas. Porque si lo utilizas para eso, entonces es que no has aprendido nada de él. Es que sigues igual que al principio del camino.

Porque una de las cosas que enseña un Maestro de Verdad es a que no dependas de él. A que creas más en ti que en él. A que confíes más en ti que en él. A que te llames a ti y no a él. A que te retires contigo y no con él.

Los Maestros deben ser temporales y no eternos. Porque si se convierten en tu muleta, entonces te pasarás la vida cojeando. Y jamás DESCUBRIRÁS tu poder, la respuesta a “quién eres” y La Verdad de la Realidad.

Porque estas tres cosas sólo se descubren cuando saltas al Vacío de tu Oscuridad. Y cuando lo haces sólo, no acompañado por alguien más. Sea quien sea ese alguien más.

Hasta que no te quedas contigo cuando la Noche te Oscurece el Alma, no puedes caminar sola y ser totalmente independiente. Sin necesitar otros pies que no sean los tuyos.

Y hasta que no te abrazas de VERDAD en esos momentos en los que tienes el Corazón partido, en los que el Vacío te engulle y la Soledad te ahoga, siempre CREERÁS que necesitas a alguien más para que te saque de ahí.

Y cuando lo haces, cuando te quedas contigo cuando crees que más necesitas a los demás, entonces es cuando te das cuenta de que no necesitas a nadie y cuando empiezas a ELEGIR a los que te rodean para Amarlos, para Dar y no para que te Amen y para que te den lo que tú no te sabes dar.

Eso sí que es actuar en Libertad y desde la Libertad.

Mientras sigas acudiendo a un Maestro externo, seguirás ensombreciendo al tuyo Interno.

Porque mientras le escuchas a él, no puedes escuchar al tuyo.

Nadie puede salvarte, excepto Tú.

Y de ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .