Reflexiones

LA REALIDAD NO ES INTERPRETABLE

Lo que tus ojos ven no es lo que eres.
Lo que tu mente piensa, tampoco lo eres.

ERES Aquel que Ve.
Aquel que Observa lo que piensa.

ERES la Visión misma. La Observación misma.

Ser CONSCIENTE no significa no sentir emociones o no tener pensamientos, del tipo que sean.
Significa, como la palabra indica, que eres Consciente de ellos.
Y una vez eres Consciente de ellos, tanto de tus emociones como de tus pensamientos, puedes “elegir” no ser su marioneta,

Puedes “elegir” tratarlos como lo que son: meras nubes que viajan por tu interior.

Tú Eres el Cielo (lo PERMANENTE), no las nubes que tal y como aparecen, desaparecen (lo IMPERMANENTE).

El sufrimiento se crea cuando interpretas la Realidad de manera negativa. Y la interpretación, el juicio, es un pensamiento sobre la realidad, sobre ti, sobre el otro… al que te estás aferrando. Que te estás creyendo. En el que te estás perdiendo.

Es así de sencillo.

La Realidad, tú, yo, el otro… no es interpretable. No es adjetivable. No es etiquetable. No es juzgable.
ES LO QUE ES.
SOMOS LO QUE SOMOS.

Pero nuestra mente humana funciona mediante la separación. Mediante la dualidad. Lo bonito y lo feo. Lo correcto y lo incorrecto. El bien y el mal.

Es nuestra CONSCIENCIA la que permite que esa separación, que esa dualidad, se quede en una simple nube. En lo que realmente es.

Aquí la pregunta sería:
¿Y cómo me vuelvo Consciente?

Y la respuesta es el gran misterio de la Vida:
“Tú” no puedes hacer nada porque la Consciencia no habita en el “tú”.
Por eso no sirven las herramientas ni las técnicas ni las teorías ni los métodos. Porque es el “tú” quien los realiza.

De ahí la “necesidad” de Rendición ante la Vida. Ante TODO lo que sucede en ella. En ti.

Porque será Ella y no “tú” quien decida en cada Instante cómo se manifiesta a través de ti.

Para la inmensa mayoría esto no es asumible porque implica que nada está en nuestra mano. Ni siquiera el asumir lo inasumible.

La Apariencia nos dice que Sí podemos controlar algo.
La Realidad es que la Vida es un movimiento espontáneo constante.
Nosotros también funcionamos así. Y si SOMOS un movimiento espontáneo continuo, ¿dónde está el libre albedrío?

Para darse cuenta de que cada respiración es nueva, cada pensamiento es nuevo, cada emoción es nueva, cada Instante es nuevo… tienes que prestar(te) ATENCIÓN porque esa “novedad” es muy muy muy sutil y prácticamente imperceptible.

No existe el tiempo porque TODO ES AHORA. Y si todo ES, existe, sucede…AHORA, no hay nada que se pueda predecir ni cambiar ni mejorar ni evolucionar A OTRA COSA.

Creemos que nuestra respiración es una continuidad de la anterior, cuando cada respiración nace y muere al momento.

Ese “nacer-morir” sirve para todo y para todos. Pero como he dicho antes, la Apariencia nos resulta lo contrario porque nuestros ojos no pueden ver La Verdad.

Una VERDAD que está más allá de nuestros Sentidos.

Una Verdad que o la ves o no la ves. Que nadie te puede enseñar. Que nadie te puede explicar, aunque se le pongan unas palabras que ni siquiera se le acercan.
Que sólo tú, con tu “vista” puedes Comprender.

Si te PARAS, podrás SER CONSCIENTE de que en Realidad no está sucediendo Nada.
Simplemente se está proyectando una película ante nosotros.

Es la INTERPRETACIÓN que hacemos de ella, la que le da “vida”. La que hace que sintamos lo que sentimos.

¿Y cómo dejo de Interpretarla y de sentir lo que siento?
De nuevo, “tú” no puedes hacer nada. Porque la interpretación también es espontánea.

Aquí la cuestión no es dejar de ser lo que somos, dejar de pensar lo que pensamos, dejar de sentir lo que sentimos o mejorar lo que somos, mejorar lo que pensamos, mejorar lo que sentimos…

Aquí la cuestión es DESCUBRIR QUIÉN/QUÉ ERES para DESCUBRIR QUE TODO ES PERFECTO TAL Y COMO ES para DEJAR DE LUCHAR/INTERFERIR CON LO QUE ES (incluida la propia lucha).

¿Y cómo se Descubre uno a uno mismo?
Pues no tengo ni idea. Porque todo lo que sea con la intención de “hacer, cambiar, mejorar, evolucionar” viene de ese “yo” que en Realidad no hace/decide/comprende nada.

La Comprensión no se puede entender con la mente. Simplemente, SUCEDE

No hay Camino hacia ella. Es Ella la que decide presentarse o no presentarse en tu camino.

Y Ella no tiene nada que ver con ese “tú” desde el que queremos alcanzarla.

Es irrelevante, indiferente en quién sucede, puesto que Tú y Yo somos la misma “persona”.
Tú y Yo es también una percepción de separación.

Es como si nuestros ojos nos vieran separados en millones de seres humanos o no humanos. Pero, en Realidad, sólo existe UNA “cosa” llamada VIDA (o como cada uno la nombre) que a nuestros ojos, a nuestra mente, está divida en infinidad de “vidas”.
Pero tal división no es REAL.

La Humanidad es tan sólo un disfraz, una experiencia que tiene la VIDA. Como el recorrido que hacemos en una montaña rusa.

Si desaparece la Humanidad, no desaparece la Vida.
Si desaparece la montaña rusa, no desaparece la Humanidad.

Lo que SOMOS ES ETERNO.
Jamás muere.
Porque jamás nació.

Yo sólo expreso “lo que Veo”.
¿Para qué?
Para “no lo sé”.

Un comentario sobre “LA REALIDAD NO ES INTERPRETABLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .