Reflexiones

¿POR QUÉ NO SIENTO PAZ?

La PAZ está siempre Aquí y Ahora. No se encuentra en otro tiempo ni en otro espacio, pues no existe ningún tiempo ni ningún espacio más que en el que ya eres y estás.

¿Y por qué no la siento?
Simplemente porque no le estás prestando Atención.

No tiene nada que ver con tu escalón de vibración ni con tu nivel de Consciencia. No existen tales cosas.
No tienes que subir peldaños para “mañana” o en otra vida… llegar a la Paz. Llegar al Hogar. Llegar a “ti”.
Eso es otra creencia más que te mantiene dando vueltas sobre ti mismo. Sobre tu identidad.

Es como creer que el ruido tiene que transformarse en Silencio para poder escuchar el Silencio. Cuando el ruido siempre será ruido. Y no se puede acceder al Silencio a través de él.

En todo momento, el Silencio está Presente. Los sonidos de la vida hablan “encima” de él, pero jamás lo hacen ni pueden hacer desaparecer.

Lo único que tienes que hacer es Observar ambos para saber diferenciarlos.

Allá donde te encuentres, ESCUCHA. Puedes oír, quizás, el canto de los pájaros, el viento, las voces de tus vecinos, un estornudo, la televisión, la lavadora… Y, si observas, a la vez, está el Silencio también.

De la misma forma, puedes observar tu ruido mental y tu Silencio, que es el mismo que el anterior pues no hay separación entre Dentro y Fuera.

Tu ruido mental son tus pensamientos. Pensamientos que tampoco eliminan ese Silencio donde habita la Paz. El Hogar.

Por ello, no es cuestión de cambiar esos pensamientos a otros “mejores” sino de poner tu Atención en lo que hay “tras” esos pensamientos.
Y “tras” no significa analizarlos. Este análisis sólo te lleva a tener más pensamientos que etiquetas como profundos, pero que son pensamientos igual.

La Paz, el Hogar, no ES un pensamiento pacífico. O un pensamiento positivo. O un pensamiento evolucionado. O un pensamiento consciente. O un pensamiento sanado. O la mejor versión que un pensamiento puede tener.
Esto únicamente te puede ofrecer una sensación de calma instantánea que proviene de un pensamiento. Que tal como viene, se va. Como cuando te subes a una montaña rusa.

La Paz, el Silencio, no tiene nada que ver con la mente pensante ni con la calidad de sus pensamientos.
Ni con educar o trascender el ego. Ni con mejorar la personalidad. Ni con deshacerte de tu Identidad.

Una cosa es el ego y otra el Silencio, la Paz, el Hogar que siempre SON y ESTÁN a tu alcance y al de todos sin necesidad de que tu ego (que cuando lo desgranas te das cuenta de que no es más que la creencia de unos pensamientos) cambie nada.

Es una cuestión de Enfoque. Nada más.

Es como si tienes delante tuyo dos pantallas. En una emiten escenas (pensamientos) que generan placer, terror, drama, violencia, humor, espiritualidad…
Y la otra no emite “nada”. Hay Silencio. Y, en el Silencio, Paz pues no hay ningún tipo de juicios sino una neutralidad absoluta ante Todo.

(No es que haya una pantalla al lado de la otra sino que la pantalla-escenas está “dentro” de la del Silencio. La del Silencio nunca se apaga-muere pues es Vida eterna y la otra sí lo hace pues es impermanente. Cuando se queda sin “batería”, se apaga-muere)

Ninguna de las dos se puede apagar mientras tanto, pero sí puedes Observarlas para conocerlas y SABER (de sabiduría) dónde está la Paz y dónde no.
Y COMPRENDER, así, que por muchos pensamientos que tengas, del tipo que sean, jamás puedes dejar de SER quien Eres. Jamás puedes SEPARARTE de ti. Del Silencio. De la Paz. Que no tienes que Regresar a ningún sitio. Que nunca te abandonaste. Y que sólo estabas poniendo tu atención en las Escenas (pensamientos), en la Impermanencia, en lugar de en la Paz.

Los pensamientos y el Silencio habitan en el mismo Tiempo-Espacio. SON al unísono.

Cuando dejas de sentir esa PAZ es porque hay un pensamiento al que te estás aferrando. Una escena a la que le estás prestando tanta atención que hace que te olvides de la Paz que siempre ES en ti.
Así de sencillo.

No hay métodos. No hay caminos largos a recorrer para llegar a la “iluminación”. No hay técnicas. No hay meditaciones. No hay distancia entre la PAZ y tú.
Todo eso es mentira.

El Silencio, el Hogar, la Paz ya ES en ti.

No puedes desprenderte de tus pensamientos. Son espontáneos. No puedes controlarlos. Aparecen y se van. Comos las olas del Mar.

No tienes que “perfeccionar” cada ola para que la ola se transforme en Mar

El MAR ya ES siempre. La Ola YA es el Mar. Pero no lo recuerda porque en lugar de Observar TODO lo que le rodea está mirando únicamente su ombligo y los pensamientos que tiene (y se inventa y se cree) sobre ella.

Toma distancia (de tus pensamientos) para que la Perspectiva GLOBAL te enseñe quién eres y quién no eres.

La VIDA siempre te está hablando. Y su VERDAD suena EN el Silencio.

Atención. Observación. Escucha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .