Reflexiones

¿POR QUÉ SUFRIMOS?

Es muy simple: porque luchamos contra la realidad. Y entiéndase realidad como nuestros pensamientos y nuestras emociones. Lo que sucede Fuera tan sólo es una imagen. Y no es esa imagen la que nos provoca el sufrimiento sino lo que pensamos sobre ella y lo que pensamos sobre las emociones que sentimos que nos provocan los pensamientos que nos creemos.

Al creer que lo que pensamos y lo que sentimos es un error, es una tara, es una imperfección…, lo que sucede es que nuestra mente nos lleva a intentar cambiar, mejorar, arreglar… esos pensamientos y/o esas emociones. Así es cómo entramos en el Rechazo de Lo Que Es. De lo que estamos pensando. De lo que estamos sintiendo. De lo que estamos experimentando.

Así es cómo empezamos a sufrir y cómo abandonamos la Paz que siempre ES en nosotros y en cualquier otro lugar.

No son las experiencias las que nos hacen sufrir sino la interpretación que hacemos sobre ellas y sobre lo que sentimos de ellas


Vale. ¿Y ante esto qué puedo hacer?

a) Si no estás siendo Consciente de ese rechazo, de esa lucha, de esa no aceptación, NADA.

¿Y cómo soy Consciente? Si no sientes Paz es que estás luchando contra la realidad (sea la que sea). Y PAZ no es la ausencia de ciertas emociones como la tristeza, el miedo, el vacío, la ira o la soledad. PAZ es SER esas emociones. Punto final.

En cuanto te CREES que no tienes que sentirlas, bye a la PAZ. No es lo mismo un pensamiento sobre una emoción que creerse un pensamiento sobre una emoción. Los pensamientos puedes observarlos simplemente o identificarte con ellos.

El “problema” no son los pensamientos que tenemos sino que nos los creemos. Y como consecuencia de ese Creer, podemos actuamos mediante la lucha, el rechazo y la no aceptación de Lo Que Es.

b) Si estás siendo Consciente puedes DECIDIR dejar la lucha. Es así de sencillo. Es un “dejar” muy sutil. Como cuando estás discutiendo con alguien y paras de hacerlo porque “no te vale la pena”. Porque no te apetece. Porque pasas de eso.

Pues ese mismo mecanismo es el que se utiliza para dejar de creer los pensamientos que te estás creyendo sobre la realidad.

(es muy complicado de explicarlo porque estamos hablando de algo abstracto)

El error que comete la mayoría de “terapeutas-maestros-gurús” es querer cambiar esos pensamientos por otros “mejores”. Por otros más “positivos”. En este caso te podrá dar la sensación en ese momento de que estás mejor… hasta que te viene otro pensamiento que te vuelves a creer. Con lo cual te puedes pasar toda la vida en lucha por evitar tener ciertos pensamientos y ciertas emociones que no son evitables tener.

Ésta es la base de ¿por qué no funciona? ¿por qué sigo igual?

Entonces, TODAS las supuestas heridas, traumas etc que nos creemos que tenemos o que hemos heredado por nuestros ancestros no son tales. No son reales. No existen. Lo que existe es un pensamiento que me creo sobre ellas y que me genera una cierta emoción que considero (de nuevo otro pensamiento) que no debo sentir. Volviendo, de esta manera, a la lucha contra mí misma. Contra lo que estoy pensando. Contra lo que estoy sintiendo.

Y, de nuevo, se comete el error de querer curar esas heridas, esos traumas, ese transgeneracional, con la lucha que eso supone, la no aceptación de Lo Que Es , el bucle que se genera, el laberinto sin salida que se crea, la Rueda de Samsara, “el pez que se muerde la cola” y la zanahoria que el burro jamás se llega a comer.

El “problema” no son las heridas ni los traumas ni lo heredado, sino el creer (pensamiento) que esas heridas, esos traumas y eso heredado es un problema.

Es decir, lo que a mí me provocaba sufrimiento no era tener una madre alcohólica, sino el no querer tener a una madre alcohólica (lo cuál es muy humano). Era esa lucha contra la realidad la que me hacía sufrir, no el hecho en sí.

¿Que no era lo más agradable? Evidentemente. Pero ES lo que era. Y ante Lo Que Es no puedes hacer nada más que asumirlo. Más que rendirte a ello. Más que fluir con La Vida tal y como es, no tal y como te gustaría que fuera.

Y esto sirve para TODO. No hay más.

No tiene nada que ver con los hechos, sino con los pensamientos que te crees de los hechos.

De acuerdo. Y, teniendo ya claro que la clave reside en SER CONSCIENTE de cuándo estoy en modo lucha-rechazo-no aceptación, ¿cómo hago para ser consciente cuando no lo estoy siendo?

Y aquí viene el otro gran error en el que cae la mayoría de “terapeutas-maestros-gurús”:

– Por mucho que ellos te digan, NO puedes hacer NADA. No hay técnicas, no hay métodos, no hay herramientas, no hay meditaciones que te hagan ser más consciente de lo que eres (o no eres) en cada instante.

No hay NADA, absolutamente NADA, que puedas hacer o dejar de hacer para evitar esa inconsciencia cuando ya ES. Es como pretender evitar una tormenta cuando YA ha sucedido. O como pretender que no la haya nunca más.

NO ES POSIBLE controlar la Vida. NO ES POSIBLE que tú decidas no ser inconsciente. NO ES POSIBLE que tú impidas que dentro de 5 minutos o mañana sientas miedo o cabreo o sufrimiento. NO ES POSIBLE porque mañana no existe. Porque sólo el AHORA está vivo. Porque lo que sucede en cada Instante no lo puedes saber. Simplemente, ES.

Y cuando ES (ni antes ni después), tienes 2 opciones:

1. SERlo=PAZ

2. Rechazarlo=Sufrimiento

¿SABES LO QUE EN REALIDAD TE ESTOY DICIENDO?

Que la no-paz, que el sufrimiento no es evitable. Que no depende de ti. Que cuando quieres sentir Paz es porque no la estás sintiendo YA. Y ante ese YA, ya no puedes hacer nada. Que tus técnicas, tus herramientas, tus meditaciones te sirven (si es que te sirven…) únicamente para el Instante en el que están SIENDO, no para el siguiente. No para mañana. Y que si las usas con la Intención de no sufrir es porque ya estás sufriendo por no sufrir.

La Vida es un misterio. Es espontánea. Es incontrolable. Es imprevisible. Y nosotros funcionamos igual porque SOMOS esa misma Vida.

Así que: ¿Cómo vas a poder evitar lo que aún no sabes que va a suceder? ¿Lo que aún no sabes que vas a pensar? ¿Lo que aún no sabes que vas a sentir?

Yo sólo te he explicado cómo funciona nuestra mente. El motivo de por qué sufrimos cuando sufrimos. A “toro pasado”. Cuando YA has luchado. Cuando YA ha sucedido.

La VIDA nos está de-Mostrando que no podemos controlar nada. Y ese NADA incluye nuestra reacción primaria que la mayoría quiere controlar y que es incontrolable. Que esto se acepte, se asuma o no, ya es otra cosa…

Lo que te quiero decir es que TODO lo que sucede fuera y dentro de ti es PERFECTO, pues ES LO QUE ES. ES lo que está Siendo. Y lo que está siendo ASÍ, no puede estar siendo asá a la vez, por mucho que no te guste y por mucho que lo luches.

Esta obviedad la pasamos por alto constantemente. Y es esta obviedad la que nos puede alejar o acercar a la PAZ.

Porque hasta que no COMPRENDEMOS, hasta que no somos Conscientes de que lo que estamos pensando, creyendo, sintiendo, experimentando en cada momento no se puede cambiar, seguiremos luchando, rechazando y no aceptando la Realidad.

¿Eso significa que cuando lo Comprenda dejaré de sufrir por siempre jamás y entraré en un estado permanente de Paz? No. Significa que en el Instante en el que lo Comprendas sentirás PAZ.

En el siguiente Instante, ¿quién lo puede saber si aún no existe? NADIE.

Y si nadie puede saber lo que sucederá mañana, dentro y fuera de ti, nadie puede afirmar con certeza que si haces o dejas de hacer esto o aquello eliminarás el sufrimiento (y/o lo que sea) de tu vida.

La pregunta (la respuesta) es:

¿Estás dispuesto a abrirte a la Vida de tal manera que el sufrimiento (y/o lo que sea) también quepa en ella?

Si la respuesta es no, pregúntate: ¿De qué tienes miedo?

Porque si tienes miedo a sufrir, ya estás sufriendo. Y no pasa nada. Es perfecto porque así lo estás sintiendo AQUÍ y AHORA.

No te estoy diciendo que dejes de tener miedo a la Vida. No tener miedo no es una Condición que te pone la Vida para Ser Vida. Esa condición, de nuevo…, tan sólo es un pensamiento que te Crees y que te lo imPones tú a ti.

Y tampoco te estoy diciendo que tengas miedo. Ni una cosa ni la otra.

Te digo que aunque quieras sentir, pensar, SER de otra manera, no puedes porque YA lo estás sintiendo, pensando y Siendo de esa manera.

Podemos saber el motivo de por qué sufrimos. De por qué hemos sufrido. Pero si quieres saber qué sentirás mañana, no tienes más opción que esperar a mañana.

Lo que tú te imagines, lo que otros se imaginen, no son más que ideas-opiniones-pensamientos. En ningún caso Verdades, Certezas.

Así que:

¿A quién le importa lo que yo/tú/él diga…. sobre una Vida que no está Siendo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .