Poesía

CON LOS PIES POR DELANTE

Tú no tienes la culpa.
De tener pensamientos que te arrebatan la calma.
Y la cama.
De sentir emociones que has etiquetado como malas.
Y como armas.

Tú no tienes la culpa.
De que el miedo asome por tu ventana.
O de que la tristeza encoja tu Alma.

Aunque no te lo CREAS
ya eres Perfecta.
Tal y como sientes.
Tal y como piensas.

Porque ante la Vida de un latido
y ante la Vida de un pensamiento
tú no tienes el poder
de asesinar su Existencia.

Pues no eres tú quien la controla.
Pues no eres tú quien la genera.

Tú no tienes la culpa.
De no darte cuenta
de que ya eres Todo lo que anhelas.
De que ya eres Todo lo que quieres alcanzar.
Y de que tu respiración es tu Hogar.
Ésa que sólo se da Aquí y Ahora.
Ésa que ES en ti
y no tú en ella.

Tú no tienes la culpa.
De sentir culpa.
Tú no tienes la culpa.
De olvidarte de cómo Amar.

Y es que hay abrazos que damos Fuera
que han nacido para darse Dentro.
Y es que hay Amores que jamás encontramos
por la cantidad de condiciones que NOS hemos clavado.

Tú no tienes la culpa.
De no saber
que es el Aliento
el que a ti te ha Creado.
Y que tal como vino
así de tu cuerpo se esfumará.
O se ha esfumado.

Por eso,
cariño,
ya puedes dejar de culparte.
De lo que sientes.
De lo que piensas.
Y de lo que enfermas.

Porque aunque no te lo creas,
aunque no te lo quieras creer,
tanto la Vida
como la Muerte
siempre nos van
y nos llevan
por delante.

A la mente.
Al cuerpo.
Al espíritu.
Y con los pies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .