Reflexiones

NADIE ES INMUNE A LA VIDA

Aunque algunos pretendan protegerse con estampitas, con rituales, con afirmaciones, con meditaciones, con dietas milagrosas, con aguas benditas, con aceites esenciales, con símbolos sagrados, con la lectura de un libro, con la visión de una charla, con la realización de un taller, con el conocimiento de una teoría, de una herramienta o de una práctica….nadie es inmune a la Vida.

Porque la Vida es la que manda, no tú. Porque es la Vida la que va a decidir si te enfermas, no tú.

¿Eso significa que tengo que pasar de todo y tirarme por el balcón? No, no estoy diciendo eso.
Sólo estoy diciendo que esa parte de la mente que ve peligros por todas partes, va a ofrecerte pensamientos para que te enfrentes de diferentes formas a esos supuestos peligros. Y que todas estas ofertas las puedes comprar, vender… o simplemente OBSERVAR. Y que la emoción que las ampara no es la confianza, sino el miedo.

¿Eso significa que sentir miedo es malo? Claro que no. Igual que ninguna otra emoción. No estoy diciendo eso. Las emociones están para sentirlas. Para dejar que SEAN cuando aparecen.
Sólo estoy diciendo que “antes de”, te PARES y mires DESDE DÓNDE actúas. Que seas CONSCIENTE de si es, en realidad, el Miedo el que te está manipulando y el que está tomando las decisiones.

Algunos no se dan cuenta de que están cayendo en la trampa del Miedo y están ofreciendo-compartiendo-vendiendo miedo en lugar de Paz, al pretender erradicarlo de su particular manera.

Cuando quieres acabar con algo, es porque lo temes

Es así de simple. Y DESDE ese lugar de temor no se puede ser ni compartir ni Paz ni Amor porque TODO lo que venga de ahí (por muy angelical que sea) estará bañado de miedo.
Si quieres acabar con ciertos pensamientos es porque les tienes miedo y todo lo que se haga o deje de hacer con esa intención se hará o dejará de hacer CON miedo. Si quieres (desde la NECESIDAD) acabar con la enfermedad, con la Muerte, con la guerra, con ciertas emociones, con tus kilos de más, con tus euros de menos, con tus arrugas, con tu ignorancia, con tu inconsciencia, con tus supuestas heridas y traumas, con tu transgeneracional… lo harás DESDE el miedo. Y miedo es lo que proyectarás. A ti mismo y a los demás.

Porque cuando estás en Paz contigo, lo estás con el Mundo y con la Vida (y cuando digo en Paz no digo con frialdad o sintiendo siempre alegría y nunca vulnerabilidad). Y no te da miedo pensar, sentir, enfermar o morir. Estás abierto a TODO lo que la Vida te traiga. Porque SABES que nada de eso depende de ti, aunque tu mente así lo quiera pensar. Así lo NECESITE controlar.

Y “lo que la vida te traiga” no significa ponerte a 300km/h por la carretera, alcoholizarte, llenarte el estómago de donuts de chocolate o quedarte donde no te quieres ni con quien no te quieres quedar.
Eso no te lo está trayendo la Vida, te los estás trayendo tú. ¿Libremente? Sí. Es sólo una opción de reacción más.

Nadie es Inmune a la Vida, por mucho que se “inmunice” ante ella.

Y ya sé que para algunos oídos este mensaje suena a no Responsabilidad. A no tener el Poder sobre ti. Y que esto, a su mente no le gusta nada y le provoca mucho miedo. Porque la inercia y protección de la mente (y lo que nos han enseñado) es el CONTROLAR.

¿Sabes cuál es su método favorito? El CONOCIMIENTO.

El querer estudiar todo, analizar todo, para poder controlarlo todo mejor y más. Por eso nos empapamos de libros, de títulos, de técnicas y de enseñanzas. Para pretender saber lo que sólo la Vida, con sus experiencias, nos puede enseñar. Para intentar evitarlas. Para intentar controlarlas. Como si alguno de nosotros pudiera ser Dios. Como si ese conocimiento nos pudiera desHumanizar y enDiosar.

Por mucho que repitas una frase, un mantra o un sonido, por mucho que te leas un libro milagroso, por mucho que visiones una charla, por mucho que realices un taller o un retiro… lo único que vas a lograr es alimentar a tu mente. Es llenarte de más paja mental y así “vaciarte” de Ti.

Nada tiene que ver el conocimiento, la intelectualidad, con la Consciencia. Con la Sabiduría. Es absurdo creer que porque repitas cien veces “sé nadar y lo hago genial” vas a saber nadar y hacerlo genial. Es absurdo creer que porque repitas cien veces “me amo de manera incondicional” o “me siento seguro” te vas a amar de manera incondicional y a sentirte seguro. Podrás tener esa sensación durante unos segundos, pero se evaporará. Y, ¿sabes lo único que lograrás? Hacerte adicto a esa sensación y necesitar otro chute más. Y otro más. Y otro más.

No funciona así. O nadas o no nadas. O amas o no amas. Pero no por hacer repeticiones o memorizar el libro gordo espiritual de Petete van a salirte alas o te vas a iluminar. Y esto sirve para las repeticiones, los libros (incluidos los míos), los talleres, las charlas, los escritos, los retiros y para todo aquello que venga de FUERA, aunque hable de Dentro.

Yo sé perfectamente que nada de lo que escribo le sirve a alguien. Aunque muchos me digáis lo contrario. Aunque os provoque momentáneamente esa sensación. Quizás yo pueda indicar, señalar una “dirección”, pero poco más.

¿Y para qué lo hago, entonces? No hay un “para algo”. Es un impulso. Un sentir. Como el que compone. Como el que pinta. Como el que baila. Como el que canta.

No os engañéis. Mi Vida sólo me sirve a mí y a nadie más. Y la tuya, sólo a ti y a nadie más. Por eso, el único Maestro-Gurú al que “tienes” que escuchar es a ti. Porque sólo tú y de ti puedes escuchar, COMPRENDER (con cada poro de tu piel y de lo que no es tu piel) las respuestas.

Y con esto no estoy diciendo que una técnica, una herramienta, una meditación, un retiro, un taller, una charla o un libro sea algo “malo”. No estoy juzgando nada ni a nadie. Son opciones. Y cada uno de nosotros es libre para salir o para entrar. Para hablar o para callar.
Digo que Observemos lo que hacemos y desde dónde lo hacemos. Porque a lo mejor…a lo mejor…a lo mejor… lo que tú crees que estás haciendo desde la paz y el amor, lo estás haciendo desde el miedo. Y ni siquiera te estás dando cuenta de ello.

Porque SIEMPRE que tu intención (por muy sutil que sea) es querer arreglar, mejorar, cambiar, transformar lo que AHORA está sucediendo, en lugar de sencillamente Amarlo, es porque hay no aceptación y miedo detrás. Por muy loable, honrada, amorosa y bien-intencionada que sea.

Muy… muy… muy poquitas personas son Conscientes de ello y han dejado de buscar (se). La mayoría siguen intentado alcanzar lo que no son. Lo cuál, es imposible. Por eso, lo (per)siguen intentando. Por eso, lo (per)siguen no logrando.

Y lo digo DESDE la experiencia de haber sido una estudiosa compulsiva y una gran evitadora de la Vida. Y porque VI mis trampas, también puedo ver las tuyas. Porque al final, todos utilizamos o hemos utilizado las mismas.

Nadie es Inmune a la Vida a no ser que esté muerto

No es lo que piensas, no es lo que sientes, no es lo que haces.
Es QUÉ haces con lo que piensas, qué haces con lo que sientes y DESDE qué lugar interno, desde DÓNDE haces lo que haces.
¿Y cómo lo descubro? Parando. Sintiendo. Observando. Y Escuchando al Silencio.

RECUERDA:
La VIDA es una experiencia, no una teoría.
Y para SABERLA, de VERDAD, vas a tener que experimentarla por tu propia mano, no estudiarla por las manos de los demás.

DesInmunízate de la Vida para que la Vida, la Paz y el Amor te puedan “tocar”.

3 comentarios sobre “NADIE ES INMUNE A LA VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .