Reflexiones

¿CÓMO AQUIETAR LA MENTE?

Para aquietar la mente antes necesitas saber cómo funciona porque si no te creerás lo que te cuenta y te convertirás en su marioneta. Dándote vueltas sobre ti mismo en bucle sin llegar jamás a la meta que te ha impuesto. Con la frustración e impotencia que esto conlleva.

La función de la mente es pensar. Genera pensamientos. Pero sólo unos pocos son los que necesitamos en el día a día. El resto, no nos sirven para nada. Son totalmente desechables.

Todos aquellos pensamientos que juzgan, para bien o para mal, en positivo o en negativo, nada tienen que ver con la Realidad. Son falsos. Provienen de unas experiencias, de una educación, de una cultura, de una moral, de una ideología… que hemos hecho Verdad. Pensamientos con los que nos hemos identificado, aferrado, apegado, CREÍDO, y a los que seguimos sin cuestionar.

Lo de “cada uno tiene su verdad” es erróneo. Sólo existe una Verdad. Las otras, son ilusiones. Mentiras. Creencias que cada uno de nosotros hemos adoptado y etiquetado como Absolutas e inamovibles.

Si una verdad no es Universal, no es Verdad

Decir que un amanecer es precioso (por mucho que a mí me lo parezca) no es una verdad. Es una apariencia. Un juicio. Un gusto subjetivo. Y nos paseamos por la vida haciendo de nuestros gustos, verdades. Y de los gustos de los demás, mentiras. Siendo ambos, falsedades si tenemos en cuenta la Realidad, que es absolutamente neutra.

Eso no significa que no puedas indicar que a ti te gusta más esto que aquello. Me refiero a que no respetes las CREENCIAS (o gustos) de los demás por CREERTE que las tuyas son las mejores. Las correctas. Las únicas posibles. Cuando son sólo una posibilidad entre infinitas. Una preferencia individual, no colectiva.

Llegamos hasta el punto de creernos (y, por lo tanto, creArnos) que estamos heridos, traumatizados. Y de, por consecuencia, querer curarnos. Cuando el origen (y su fin) es un pensamiento que en ese momento nos estamos creyendo. Y lo hacemos nuestro. De nuestra propiedad. Nos lo tatuamos en las venas y le damos FORMA de error, de incorrección, de tara, de no estar completos. Una forma que, a su vez, se expresa en otra forma emocional: vacío, tristeza, rabia, ira, soledad…

Y así es como nos enfermamos. Cómo nos alejamos de la Paz. Cómo provocamos luchas internas y externas, guerras, miedos, intolerancias, violencias y demás. Por una total ignorancia sobre el funcionamiento de nuestra mente. Sobre qué es exactamente un pensamiento. Sobre las emociones. Sobre “Quién soy”.

Cada Instante es nuevo. Es puro. No está manchado de historias. De pasados. De futuros. Nosotros, somos ese Instante que se está creando una y otra vez. Que está naciendo impoluto en cada momento.

Es la identificación con nuestros pensamientos la que nos llena de películas. La que nos disfraza de lo que no somos. La que nos enmascara nuestra piel. La que esconde nuestra desnudez.

Por todo ello, no es cuestión de sanar nada pues no hay nada que sanar. Sólo nos hemos creído lo que nos hemos contado o lo que nos han contado los demás.

La cuestión es:

  1. Ser consciente de cómo funciona la mente (ya lo he explicado) para cuestionar nuestros juicios-creencias
  2. Aprender a aquietarla cuando se acelera

Y, ¿cómo se aquieta la mente? Pues de la misma manera que se aquieta un columpio, un ventilador o el ritmo del corazón. PARANDO la actividad. Dejando de correr, de hacer, de empujar. En este caso, estando en Silencio. Observando. Sin razonar. Sin analizar. Sin ir hacia adelante o hacia atrás. Sin imaginar. Sin proyectar. Sin “atraer”. Sin tampoco iniciar la acción de generar positividad pues es una acción que genera movimiento mental de igual modo.

Para que haya un positivo tiene que haber un negativo. No existe el uno sin el otro. No existe ni el uno ni el otro. Ni la luz ni la oscuridad. Ni el bien ni el mal. Luchar por el bien lleva implícito la existencia del mal. Deja de luchar. Sal de esa Dualidad que te has creído que existe.

Ese positivo que pretendes atraer está alimentando el negativo del que pretendes huir

Y, ¿cómo se sale de la Dualidad? Conociéndola. Descubriéndola. Estando contigo mismo. Escuchando todo el sonido de tu mente para darte cuenta de que esos pensamientos, ese ruido, no es real. No es Verdad. Y así volver a tu centro, a tu calma, a tu Unidad, poco a poco. Las tormentas no cesan en un segundo. Nuestra mente tampoco deja de girar en un minuto. Necesita un tiempo de desaceleración en el que no (nos) estemos acelerando.

Y cuando hablo de centro, de calma, no me refiero a tener la mente en blanco. Eso no existe. Es una quietud que proviene de no identificarte con esos pensamientos que te generan malestar, dolor, ansiedad; no de no tener pensamientos. Que es muy distinto.

Esa no-identificación no se realiza a través de una “acción de inacción” sino entrando en silencio. En no movimiento. Sin intervenir.

A veces, pretendemos entrar en quietud, en Silencio, haciendo cosas para llegar a él. Mediante técnicas, métodos, herramientas etc. Y es simplemente dejar de hacer lo que hay que hacer. Para no darle más fuerza a nuestros pensamientos (del tipo que sean). Pensamientos que nos creemos y que son los mismos que nos llevan a movernos de donde estamos. De Aquí y de Ahora. De donde SOMOS.

No hay nada que alcanzar. No hay nada que mejorar. No hay nada que cambiar. No hay nada que evolucionar. No hay nada que transformar.

Cuando sintamos que hemos perdido nuestra Paz, quitémonos de en medio. Dejemos que el tiempo y el Silencio se encarguen de ponernos en nuestro sitio.

Es en el Silencio cuando podemos VER(nos) con claridad.

Y poco menos. Y poco más.

4 comentarios sobre “¿CÓMO AQUIETAR LA MENTE?

  1. No entiendo por qué pude comprar tu primer libro versión kindle y no puedo hacer lo mismo con este “lo que el silencio no cuenta” me gustaría tenerlo

    Me gusta

  2. Emma quería que te llegara que lo que escribes sirve… A mi me sirve, la libertad que respiras en cada post es un bálsamo para el “ALMA”. MUCHAS GRACIAS!!!

    Santiago.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Demetrio Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .