Reflexiones

YO, ME, MI, CONMIGO

Una de las cosas más difíciles de VER es que todo aquello que sentimos es RESPONSABILIDAD nuestra. Y con esto no me refiero a causa sino a que culpar a los demás, a las experiencias que hemos tenido/tenemos, a nuestra cultura, a nuestra sociedad o a la Vida… es echar balones FUERA. Y reclamarles soluciones, una pérdida de tiempo. Porque nadie puede salvarte de ti.

Yo lo he hecho muchas veces. Inconscientemente. Ignorantemente… Hasta que, poco a poco, me he ido dando cuenta de que da igual qué o quién me haya hecho despertar las emociones en mí. Es irrelevante el otro. Lo importante es: ¿qué hago yo conmigo?

¿Qué hago con mi tristeza, con mi vacío, con mi soledad, con mi frustración, con mi miedo, con mi impotencia, con mi culpa, con mi ira, con mi rabia? Con MI, MI, MI.

Puedo distraerme para distraerla. Puedo taparme para taparla. Puedo huirme para huirla. Puedo negarme para negarla. Puedo rechazarme para rechazarla. Puedo lucharme para lucharla. También lo he intentando en múltiples ocasiones. Pero llegan unas alturas que al Corazón le dan vértigo… en que ya somos capaces de visualizar el cartel de “esto no funciona”. Y te PARAS. Y dejas de correr hacia otro lugar que no sea en el que estás sintiendo lo que sientes. Y dejas de poner tu esperanza en un futuro que no existe. En un mañana que no te quita la emoción de la que te quieres separar. Y te empiezas a cuestionar todo lo que la mayoría de maestros-gurús por los que has pasado (directa o indirectamente) han dicho y dicen. Y una pregunta asoma a tu ventana:

¿Y si de lo único que se trata es de AMAR lo que sientes?

Siendo Amar una aceptación, un asumir que no eres tú la que le sucede a la Vida sino que es la Vida la que sucede EN ti, un abrazar cada pensamiento, cada sentimiento, cada abandono, cada Instante que ES en TI.

¿Y si todo fuera tan simple como SER lo que estás siendo?

Y no me refiero a permitir que te falten al respeto, que te chantajeen, que no pongas límites o que abusen de ti. Hablo de lo interno. Hablo de lo profundo. Hablo de la sangre que hierve por tus venas. De los latidos que no te bombean. De las miradas que te tiemblan. De las soledades que te acompañan. Y de los vacíos que te llenan…

Hablo de lo que ocurre EN ti en cada momento. Eso que sólo tú sabes. Eso que sólo tú escuchas. Eso que nadie más puede entender porque nadie más lo está sintiendo.

Muchos hablan del AMOR INCONDICIONAL. Pocos son los que no le ponen ninguna condición.

Que si hay que vibrar más alto, que si hay que ser la mejor versión, que si hay que despertar, que si hay miedo no hay amor, que si la abundancia, que si el éxito, que si la plenitud, que si la felicidad, que si la paz, que si la iluminación, que si la mente en blanco, que si la expansión de la consciencia, que si la quinta dimensión, que si “no hemos venido para”, que si nuestra misión, que si deshacerse del ego, que si liberarte de ti, que si subir un escalón, que si trascender un patrón, que si limpiar el karma, que si sentir más, que si sentir menos, que si ser más, que si ser menos… Y un largo bla bla blá.

Cuantas condiciones, ¿no?

Cuanta exigencia, cuanta obligación, cuanto peso, cuanta culpa, cuanto castigo, cuanta frustración, cuanto tan poco AMOR.

Seguimos cayendo en la trampa. En la trampa de no responsabilizarnos de lo que somos en cada instante. En la trampa de no amarnos en cada instante. En la trampa de la SEPARACIÓN. De la separación de MÍ. Siendo MÍ todo aquello que pienso, siento, no pienso y no siento. Siendo MÍ tanto el ruido como el silencio. Tanto la Luz como la Oscuridad. Tanto el Amor como el Miedo. Tanto la ola como el Mar. Tanto la dualidad como la no-dualidad.

¿Que tus circunstancias externas son una mierda? Bienvenido a LO QUE ES. Bienvenido a la Verdad. Bienvenido a la Autenticidad. Bienvenido a una Realidad no maquillada. No falseada. No inventada.

Bienvenido a la Pura, Puta e Intensa Vida. Vida que no puedes controlar.

Y una vez asumido esto, ¿qué te queda? Asumirte a TI. Asumir que, quizás, en este momento, no puedes. Asumir que, quizás, en este momento, no eres feliz. Asumir que, quizás, en este momento, te sientes igual de mierda que esa circunstancia externa. Asumir que, quizás, en este momento, no eres como te gustaría ser.

Creo que lo llaman HONESTIDAD. Algo de lo que mucha gente también habla y de lo que muy poca gente ES.

Cada vez somos más los que apostamos por el AMOR en lugar de por el “mejor”. Cada vez somos más los que apostamos por el SOY en lugar de por el “me gustaría ser”. Cada vez somos más los que apostamos por el AHORA en lugar de por el mañana. Cada vez somos más los que Comprendemos que no hay nada ni nadie que alcanzar. Que ningún taller, ningún curso, ningún retiro, ninguna técnica, ninguna charla, ninguna herramienta, ningún libro, ningún camino… puede acercarte más a TI porque no puedes estar más cerca de ti de lo que YA y SIEMPRE estás. Que ese “ti”, ese “Hogar” del que hablan, que te indican, no tiene nada que ver conTIgo sino con su IDEA-PENSAMIENTO-CONCEPTO-CREENCIA de lo que TIENE QUE ser “ti” y “Hogar”.

Cada vez somos más los que Vivimos sin un por qué ni un para qué.

Cada vez somos más los que Comprendemos que Vivimos simplemente por el hecho de que Somos Vida.

YO, ME, MI, CONMIGO.

Y poco más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .